Consiste en la construcción o acondicionamiento de una casa que sirva como alojamiento rural.
    La construcción ha de estar totalmente equipada y puede complementarse con actividades de agro-turismo como horticultura, talleres agroalimentarios y de artesanía, ganadería y cuidado de animales domésticos, etc...
    Igualmente se puede disponer de las instalaciones necesarias para ofrecer servicios de desayuno y comidas, en el que se promocionen los productos locales e incluso se consuman los producidos en las actividades anteriores.
     

    La ubicación depende principalmente de la disponibilidad o no de las instalaciones, aunque siempre enmarcadas en núcleos rurales. Una característica clave para que la idea tenga éxito es la distancia del mercado potencial; cuanto más próximo se encuentra de la zona de influencia de una ciudad importante, mayor será la oportunidad de atraer clientes.
    Igualmente es muy importante elegir un enclave adecuado, en plena naturaleza pero con facilidad de acceso a la zona elegida.
     

    La prestación de los servicios debe estar basada en la calidad tanto del alojamiento, como de las actividades y los productos, controlando en todo momento las necesidades para poder disponer de un stock mínimo de existencias y materiales que aseguren el funcionamiento óptimo de la empresa.
    Será interesante contar con proveedores de la zona que nos proporcionen productos típicos de la comarca, por lo que será necesario realizar un trabajo previo de captación.
    Asimismo se debe contactar con agencias de viajes, mayoristas, centrales de reservas y tour operadores.
     

    El turismo genera alrededor de treinta y siete mil millones de € cada año en nuestro país, lo que le convierte en el sector de negocio con mayor proyección de futuro. Dentro de este sector, el turismo rural es una de las parcelas que ha experimentado un crecimiento más significativo.
    El incremento en los niveles de renta, la búsqueda de nuevas formas de ocio o el deseo de un mayor acercamiento a la naturaleza hacen que los clientes potenciales de este sector aumenten día a día, y que desde múltiples entidades e instituciones públicas se apueste por incrementar la presencia de esta actividad como generadora de riqueza, mantenimiento del mundo rural, promoción y difusión cultural, etc...
    Por lo que respecta al cliente suelen ser personas de entre 25 y 45 años pertenecientes por lo general a profesiones liberales, que acuden en pareja o con un grupo de amigos buscando un espacio tranquilo y cercano a la naturaleza pero con todas las comodidades que encuentran en la ciudad.
    Para rentabilizar la empresa debemos consolidarnos en el mercado lo antes posible consiguiendo una amplia clientela, lo cual no es difícil, ya que este tipo de turista es bastante fiel.
     

    El primer punto a cuidar será la decoración y ambientación del alojamiento, ya que es el principal atractivo y reclamo del negocio.
    La prestación del servicio y la realización de actividades debe ser programada pero flexible, ya que el cliente busca descanso y salir de horarios, con lo que las necesidades serán muy variadas.
    La información sobre la zona, costumbres, etc, deberán estar presentes en todo momento como complemento a la estancia, así como la existencia de espacios comunes que permitan las relaciones personales y con el entorno.
    La diferenciación y el “boca a boca” son las principales bazas frente a la competencia.
     

    Se requerirá en torno a 5 personas, aunque dependerá del número de actividades que se realicen.
    Será imprescindible cuidar la atención al cliente, ofreciendo en todo momento un servicio de calidad que nos diferencie de la competencia.
    Es importante que el personal disfrute de la vida en el medio rural, tenga conocimientos sobre la zona y el turismo en general, y una amplia predisposición para el trato directo con el público.
     

    Puesto que el cliente busca no sólo alojamiento, sino disfrutar de su tiempo de ocio, se pueden programar otras actividades además de las propuestas, como juegos, exposiciones de productos elaborados en los talleres, degustaciones, etc...
    También es interesante la cooperación y establecimiento de redes con establecimientos similares de la zona o actividades complementarias de cara a ofrecer una oferta integral para, aprovechando las sinergias, atraer un mayor volumen de clientes.
     

    De cara tanto a la promoción como a la gestión de la empresa es imprescindible la presencia en Internet.
    Disponer de una página web propia así como estar presentes en todos los buscadores y portales turísticos, será útil tanto para la difusión de la empresa como para las realización de reservas online.
    Será también interesante disponer de algún software de gestión adaptado a nuestros servicios y necesidades.
     

    - Ley 12/1999 de 15 Diciembre del Turismo
    - Decreto 20/2002 de 29 de Enero, de Turismo en el Medio Rural y Turismo Activo.
     

    La inversión va a depender de la disponibilidad o no de instalaciones y de la situación en que se encuentren (mayor o menor acondicionamiento).
    Independientemente de ello, la inversión mínima que se tendrá que asumir como gastos de constitución y puesta en marcha, mobiliario, decoración, utillaje, existencias pueden suponer entre 48.000 y 72.000 €.
    Tendremos que prever también una tesorería que posibilite hacer frente a los primeros meses de funcionamiento así como a las épocas de menor actividad, ya que es un sector bastante estacional, con una ocupación media del 40 por ciento.
     

    Ministerio de Economía:  www.mineco.gob.es
    Secretaría General de Comercio y Turismo:  www.comercio.gob.es/
    Junta de Andalucía:  www.juntadeandalucia.es

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Se trata de la habilitación de un centro de alojamiento y de convivencia concertado con la administración pública, que tiene una función sustitutiva del hogar familiar, ya sea de forma temporal o permanente, donde se presta a la persona mayor una atención integral.
     

    La ubicación de la residencia es uno de los factores determinantes en la evolución del negocio. Conviene realizar un estudio de mercado antes de ponerse a la búsqueda del lugar donde instalará el centro: población de personas mayores, oferta de plazas tanto públicas como privadas, coste del alquiler o de la compra de un terreno, etc. Siempre que sea posible, es interesante dar con un enclave en el barrio o en zonas próximas al lugar de residencia de los futuros clientes.

    Todas cuentan con las siguientes áreas e instalaciones:
    - Zona residencial: dormitorios individuales y dobles, baño geriátrico, pulsadores de llamada.
    - Zona de servicios generales: sala de visitas, teléfono público, zonas verdes, comedor, unidades diferenciadas de enfermería.
    - Zona de atención especializada: sala de usos múltiples para rehabilitación, gimnasia, terapia ocupacional.
     

    Además del alojamiento y la manutención los servicios a prestar serán:
    - Atención a la salud, mediante una actuación programada que incluye la valoración individualizada y la evaluación y seguimiento en cada caso.
    - Estimulación de las capacidades bio-psico-sociales, conforme a las pautas establecidas en la programación individualizada (rehabilitación y estimulación física, cognitiva, relacional…).
    - Ayuda en el desarrollo de las actividades de la vida diaria (aseo personal, ayuda en la alimentación, movilidad, y la realización de todas aquellas actividades que no puedan realizarse por sí mismos).

    Hay que tener en cuenta que para sacar rentabilidad a la inversión tendrá que contar con un mínimo de 30 plazas.
    Una vez puesta en marcha la actividad, el incremento de los gastos fijos por los servicios prestados a unos 30 residentes es insignificante. Si consigue cubrir estas plazas, dependiendo de la inversión realizada, comenzará a ver beneficios entre 2 y 4 años después de la puesta en marcha de la residencia. Los precios medios de las residencias españolas rondan entre 900 y 1.100 euros por residente en habitación doble.
    La disponibilidad media es de 40 camas por residencia.
     

    El incremento paulatino de población mayor, unido a la necesidad generalizada de plazas residenciales, hace del sector de las residencias uno de los más atractivos para iniciar una actividad empresarial, con incrementos sostenidos del sector del 10 por ciento en los últimos años y perspectivas de mantener ese ritmo durante bastante tiempo, ya que el frenético ritmo de vida actual no concede margen para prestar a los ancianos los cuidados que necesitan.
    Las estadísticas revelan que el volumen de plazas ofertadas por los centros existentes no es suficiente para atender de forma adecuada a la tercera edad. Mientras que en la mayor parte de los países europeos el número de camas está entre 5 y 6 por cada 100 habitantes, en España la tasa es de 2,5. Por 
    tanto, nuestro país necesita incrementar entre un 40 y un 50 por ciento el número de plazas para ponerse a la altura de la UE y poder cubrir las necesidades de este segmento de la población.
    Las listas de espera para ingresar en una residencia pública son interminables y tan sólo a unos pocos se les concede el privilegio de disfrutar de una plaza. Si el presupuesto familiar lo permite, la alternativa es recurrir a un centro privado.
    Además hay que considerar que las residencias se están especializando en la atención a personas asistidas, es decir, que necesitan de cuidados especiales, ya que en el caso de personas válidas tanto ellas mismas como la administración prefieren alargar al máximo su estancia en el domicilio mediante programas de ayuda a domicilio.
     

    La comercialización de una residencia se debe abordar en 2 direcciones:
    - Mercado público: la obtención de plazas concertadas deberá conseguirse a través de las convocatorias que al efecto vaya efectuando la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía. Para ello será necesario cuidar al máximo la calidad de las infraestructuras y servicios ofrecidos y estar permanentemente al día en cuanto a normativa y convocatorias.
    - Mercado privado: aquí la oferta será directa a particulares o a sus familiares, generalmente de clase alta ó media-alta. Para la captación de clientes habrá que poner especial empeño en prestar un servicio inmejorable.
    Los usuarios deben sentirse como en su propia casa, lo que depende en buena medida de la cualificación del personal que se contrate.
     

    Para montar y poner en marcha una residencia es fundamental que la persona emprendedora haya tenido algún contacto profesional con la atención asistencial o con el ámbito sanitario.
    Un buen complemento a esta experiencia puede ser uno de los master especializados en este campo que imparten diversas universidades españolas para perfeccionar conocimientos y aprender lo necesario para una gestión óptima del centro.
    Necesitará un equipo de auxiliares de clínica preferentemente especializados en geriatría, DUE y Medicina, (cuyo número dependerá, de acuerdo con la normativa, del número de plazas) así como personal de limpieza, mantenimiento y atención a los servicios de la cocina. No obstante, buena parte de estos servicios puede ser subcontratada.
     

    Además de los servicios fundamentales, puede ofrecer a sus clientes otras prestaciones como terapia ocupacional, fisioterapia, animación, asistencia social y peluquería, para lo que tendrá que incrementar la plantilla de personal especializado o llegar a acuerdos con personal de apoyo.
    Otra fórmula para sacar mayor partido a la inversión es ofrecer servicios externos a la residencia, como ayuda a domicilio y tele asistencia o aprovechar las instalaciones como centro de día.
     

    Procesos informatizados integrados de gestión administrativa, comercial y de clientes (expedientes médicos y de seguimiento), para los que existe software específico.
    También se puede crear una página web para reforzar la comercialización en el mercado privado.
     

    La Orden de 30 de agosto de 1996, modificada por las órdenes 17 de octubre de 1996 y de 5 de abril de 2000, regula la concertación de plazas con centros de atención especializada para el sector de Personas Mayores, entre el Instituto Andaluz de Servicios Sociales y las Entidades Públicas o Privadas titulares de los centros y servicios.
    Para la concertación de plazas, los Centros tienen que cumplir con los requisitos establecidos en el Decreto 87/1996, de 20 de febrero, por el que se regula la autorización, registro y acreditación de los Servicios Sociales de Andalucía.

    Otra normativa de interés:
    - Ley 2/1988, de 4 de abril, de Servicios Sociales de Andalucía. (BOE 154/1988 de 28-06-1988, pág. 20135)(BOJA 29/1988 de 12-04-1988).
    - Ley 6/1999, de 7 de julio, de Atención y Protección a las Personas Mayores (BOE 233/1999 de 29-09-1999, pág. 34670) (BOJA 87/1999 de 29-07-1999).
    - ORDEN de 29 de febrero de 1996, por la que se regulan los requisitos materiales y funcionales de los Servicios y Centros de Servicios Sociales de Andalucía, en desarrollo del Decreto 87/1986.
    - Normativa Atención domiciliaria 1996 (http://www.inforesidencias.com/reglamentacion/AndaluciaOrdenSAD1996.PDF)
    - RESOLUCION de 10 de febrero de 2003, del Instituto Andaluz de Servicios Sociales, por la que se actualiza el coste de plazas concertadas para los sectores de personas mayores:
    Pág 1 (http://www.inforesidencias.com/reglamentacion/Andaluciaprecio2003a.pdf)
    Pág 2 (http://www.inforesidencias.com/reglamentacion/Andaluciaprecio2003b.pdf)

    Convenio colectivo laboral de residencias privadas de personas mayores y del servicio de ayuda a domicilio 2003-2005 (http://www.inforesidencias.com/docs/convenioIII.PDF)

    Normas UNE sobre Gestión de servicios en las residencias de mayores (http://www.inforesidencias.com/#une)

    ACUERDO de 24 de junio de 2003, del Consejo de Gobierno, por el que se aprueba el Plan General de Inspección de las Entidades, Servicios y Centros de Servicios Sociales (http://www.ssm.ayuncordoba.es/pdf/030711.pdf) de la Comunidad Autónoma de Andalucía para los años 2003-2004.
    Conviene también suscribir un seguro de responsabilidad civil que le respalde ante cualquier percance que pudiera sufrir el paciente.
     

    Una vez que se ha elegido la zona para desarrollar la actividad, puede alquilar un edificio y acondicionarlo como residencia o instalarse con un centro de nueva construcción.
    Independientemente de la fórmula que escoja, tendrá que disponer de una superficie mínima de unos 700 m2 para prestar sus servicios a unas 30 personas. Si prefiere el alquiler, tenga en cuenta que puede encontrar dificultades para dar con el espacio que se ajuste a los requisitos arquitectónicos impuestos por la legislación. Por ejemplo: el espacio dedicado en el dormitorio tiene que contar con un mínimo de 5,5 m2 por persona; si el cliente necesita asistencia, las dimensiones mínimas son de 7,5 m2.
    Si logra dar con el edificio ideal, además del alquiler tendrá que invertir alrededor de 6.000 euros por plaza para acondicionar y equipar la residencia tal y como establece la normativa.
    A modo de referencia, calcule que necesitará alrededor de 180.000 euros para acondicionar un centro para 30 personas.
     

    Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía: http://www.juntadeandalucia.es/organismos/igualdadypoliticassociales.html
    Portal sobre el sector de residencias, con información sobre normativa, formación y otros aspectos de interés: www.inforesidencias.com
    Cursos de prevención de riesgos laborales específicos para residencias.

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Consiste en la creación de un centro donde se puedan encontrar todo tipo de servicios orientados a la salud, el descanso y el ocio.
    Se combinan actividades propias de los balnearios (si son aguas minero– medicinales) o spa (tanto en el ámbito de los tratamientos tradicionales como de nuevos programas de puesta en forma), con terapias programadas (yoga, tai-chi, músico terapia, meditación...), aprendizaje de hábitos de vida saludables (charlas y conferencias, talleres sobre salud, alimentación o crecimiento personal, etc.) o excursiones a lugares de interés del paraje natural en el que nos encontramos.
    La finalidad es promocionar hábitos de consumo respetuosos con el medio ambiente y con el individuo y su salud y dentro de esto fomentar las actividades de ocio y tiempo libre ligadas al cuidado del cuerpo y de la mente.
     

    Es muy importante elegir bien el lugar donde se va a ubicar el establecimiento, por lo que será necesario hacer un estudio previo de la zona, teniendo muy en cuenta las comunicaciones y atractivos del entorno.
    El local debe ser amplio, y situado en una zona tranquila que permita el contacto con el medio natural.
    Aunque se puede reducir en función de las actividades elegidas definitivamente, deberá disponer de zona de alojamiento (habitaciones, comedores,...), zona de balneario o spa y salas para las actividades programadas o talleres.
     

    Será necesario estructurar la prestación de los distintos servicios, de forma que dentro de la organización de actividades se puedan cubrir las demandas de los clientes.
    Puede ser interesante una recepción individualizada de los clientes para informar de los servicios y actividades y ver preferencias y disponibilidad de los clientes a la hora de acceder a las mismas.
    Los aprovisionamientos deben estar planificados de cara a no dejar sin cobertura ningún servicio y ante la variedad de los mismos será imprescindible contar con una importante cartera de proveedores.
    También es interesante contactar con otras actividades cercanas de cara a poder complementar nuestra oferta.
     

    Las nuevas formas de turismo, las últimas tendencias y alternativas y los nuevos destinos turísticos conllevan mayor diversificación en los servicios prestados buscando otras formas de concebir el tiempo libre y los periodos vacacionales.
    El turismo de salud y belleza es una de estas nuevas fórmulas, siendo una de las ramas turísticas con mayor crecimiento; según datos de la consultora DBK, el crecimiento en los tres últimos años ha sido de un 17 por ciento esperándose un incremento en el sector de cerca del 20 por ciento para este año y de un 17 por ciento para 2004.
    Esta actividad va dirigida a todo tipo de clientes, la única diferencia es la motivación a la hora de acceder a estos servicios (tratamientos de salud o belleza, descanso, reducción de estrés, búsqueda de un entorno natural; etc.).
    La media de edad del cliente ronda los 40 años, si bien va descendiendo poco a poco.
     

    En este tipo de actividad es importante no sólo transmitir, sino ofrecer una buena imagen y calidad, tanto de servicios, instalaciones, cualificación del personal, etc. Para la comercialización y venta de servicios es interesante realizar una buena campaña de difusión, así como contactar con agencias de viajes e incluir anuncios en revistas especializadas, sin perder de vista que el "boca a oído" va a ser nuestra principal publicidad.
    Aunque se puede contar con un volumen mínimo de ingresos derivados de los clientes de tratamientos de salud (por su continuidad), habrá épocas de mayor actividad, principalmente fechas festivas y estivales.
     

    El número de personas variará en función de la capacidad del establecimiento, así como del número de actividades organizadas. Puede suponer una plantilla de entre 10-15 personas que en todo caso deberán tener un nivel mínimo de formación y experiencia así como las titulaciones exigidas.
    Las áreas de servicios para organizar la actividad como mínimo han de ser 5 (área médica, de mantenimiento, de gestión, talleres y alojamiento).
     

    La actividad en si ya es innovadora, pero ante el crecimiento del sector y la previsible incorporación de nuevas empresas, cualquier actuación que suponga un valor añadido a nuestra empresa será un punto a nuestro favor.
    Incorporar tratamientos o terapias innovadoras, actividades lúdicas o un parque infantil para las familias, puede suponer nuestra diferenciación con respecto a la competencia.
     

    Respecto a la aparatología, tendremos que tener siempre en cuenta las últimas apariciones en el mercado de cara a ofrecer los servicios más innovadores.
    Para la promoción y la gestión de la empresa es imprescindible la presencia en Internet, ofreciendo el servicio de reservas online.
     

    - Ley 12/1999 de 15 Diciembre del Turismo.
    - Autorización administrativa de la Consejería de Salud.
     

    Si hacemos una valoración de los gastos de constitución y puesta en marcha, el equipamiento y aparatología, mobiliario completo de todo el establecimiento, y equipos informáticos, necesitamos al menos realizar una inversión de entre 700.000 y 900.000€.
    El resto de la inversión, dependerá de la disponibilidad y necesidad de acondicionamiento y reforma del centro.
     

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Consiste en un servicio integral para aquellas personas que deseen practicar la caza, realizando labores de intermediación entre el cazador y la persona propietaria de las zonas de caza, organización de viajes, gestión de alojamientos, obtención de permisos y licencias, etc.
    Igualmente se ofrecerá información y asesoramiento en todo momento sobre el tipo de animales que se pueden cazar en cada zona y las modalidades de caza a practicar.
    El hecho de que éste sea un deporte mayoritariamente masculino, no implica, que tu, si eres mujer, no puedas gestionar y promover una empresa de estas características, máxime si dispones de tierras apropiadas para la caza que no sean susceptibles de otro tipo de rentabilización.
     

    La ubicación inicialmente es indistinta, ya que lo determinante a la hora de captar clientes serán aquellos lugares (públicos o privados) en los que podamos ofrecerles nuestros servicios, teniendo en cuenta que nuestro ámbito geográfico de actuación puede ser bastante amplio.
    Un pequeño local, acondicionado como oficina, será suficiente, para la atención al público y gestión de la empresa.
     

    La prestación del servicio se divide en dos fases:
    - Una previa consistente en la organización de las distintas actividades, estableciendo rutas, duración, costes, etc para lo que debemos contar con contactos en todas las zonas previstas y negociar con ellos precios y servicios que posteriormente podamos divulgar y ofrecer a los clientes.
    - Fase de caza, serán los días en los que se desarrollará la actividad propiamente dicha.
     

    La diversidad del clima y vegetación, hacen que la riqueza de España en especies animales sea incalculable.
    Con los años, la caza ha pasado de ser una actividad reservada a un sector de la sociedad que gozaba de un alto poder adquisitivo a convertirse en una nueva forma de turismo accesible al gran público, cada vez más demandado, al ser la combinación perfecta de deporte y contacto con la naturaleza.
    El mercado se caracteriza por la existencia de un número importante de empresas todas ellas de reducida dimensión, pero el número de personas aficionadas a la caza se viene incrementando también en los últimos años.
    El 90 por ciento de las mismas son profesionales liberales y empresarios/as de mediana edad que practican mayoritariamente la caza menor.
     

    El éxito de una empresa de este tipo radica en poseer un profundo conocimiento del sector, tanto a nivel de legislación por comunidades (si actuamos fuera del ámbito regional), como de especies protegidas, fechas de caza para cada especie, precios de permisos y licencias, etc...
    Para conseguir comercializar el servicio, será interesante asistir a las ferias que se organizan en el sector, ponerse en contacto directo con los cazadores a través de mailing y realizar campañas de publicidad periódicas en revistas especializadas del sector.
    También es interesante contactar con agencias de viajes que puedan ofrecer nuestros servicios.
     

    Cómo mínimo serían necesarias tres personas, una encargada de la gestión y administración de la empresa así como del contacto con clientes y proveedores y dos monitores acompañantes en las jornadas de caza.
    Es imprescindible que sean personas con experiencia en el mundo de la caza y amplia formación en el sector, ya que no solo se ofrece gestión sino también información y asesoramiento continuo.
     

    La actividad se puede complementar con otras que diversifique aún más el servicio como venta de ropa, libros, etc...
    Las innovaciones pueden provenir también mediante la propia organización de las jornadas de caza ofreciendo, servicios complementarios, mediante colaboraciones con otras empresas, o actividades propias como jornadas gastronómicas, degustaciones, etc...
     

    Para la gestión de la empresa es interesante generar ó adquirir un software que posibilite el control tanto de clientes como de proveedores, así como las gestión propia de la empresa.
    Además la presencia en Internet, mediante la creación de una página web, y la posibilidad de realizar solicitudes de información y reservas online, supondrán una mayor facilidad para los clientes y una mayor eficacia en la prestación del servicio.
     

    No se requiere ninguna autorización especial, salvo las comunes para la creación de una empresa.
     

    La inversión inicial no es elevada, ya que solo se requiere el acondicionamiento de un pequeño local (40 a 60 metros), la adquisición del mobiliario, equipos informáticos, teléfonos, fax, así como los gastos de constitución de la empresa y el diseño de la campaña de publicidad y la página web.
    El total puede oscilar entre los 15.000 y los 20.000 €.
    Será necesario tener una disponibilidad importante de tesorería para cubrir los primeros gastos así como para poner en marcha las primeras jornadas.
     

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Consiste en la organización, gestión y evaluación de eventos tales como congresos, jornadas, ferias, exposiciones,...
    A través de la colaboración inicial con el cliente, y una vez elaborado el diseño, se trata de desarrollar íntegramente el evento contratado, desde la localización y decoración del local, equipamiento, promoción, reservas hoteleras, traducciones simultaneas... hasta aquellas actuaciones susceptibles de ser desarrolladas durante el evento, presentando una evaluación una vez finalizado el mismo.
     

    Inicialmente el lugar de ubicación no es excesivamente relevante ya que lo principal será la difusión que se realice de la empresa. Sin embargo, puede ser aconsejable establecerse en zonas céntricas cercanas a los proveedores y a los lugares donde se realicen preferentemente los eventos.
    Será suficiente con un local de unos 40 o 50 m2 acondicionado como oficina.
     

    Puesto que hablamos de un servicio no necesitaremos más que un conocimiento profundo del tipo de eventos que más se demandan, estableciendo cómo se va a prestar el servicio, e identificando protocolos de funcionamiento para ofrecer a los potenciales clientes.
    Será preciso tener identificado al personal necesario para la realización de las distintas actividades, así como realizar una labor importante de contacto y negociación con los proveedores, debido sobre todo a la amplia variedad de actividades que se pueden necesitar (hoteles, restaurantes, empresas de  publicidad,regalos o transportes, etc.).
     

    El turismo de congresos ha experimentado un auge importante en los últimos años, debido sobre debido a la construcción del Palacio de Congresos así como al gran número de entidades que cuentan con espacios destinados a este tipo de eventos.
    Igualmente se han mejorado tanto las infraestructuras como el número de hoteles, lo que unido a la amplia oferta de ocio que se encuentra en Granada, haga de ésta, una ciudad ideal para la organización de este tipo de actividades.
    Por lo que respecta a los clientes serán entidades públicas la que más demandan estos servicios, aunque también hay que tener en cuenta otros sectores como colegios profesionales, empresas, etc...
     

    La atención personalizada y una elevada calidad tanto en el servicio como en los productos ofrecidos son imprescindibles en este tipo de actividad, en la que hay que cuidar hasta el más mínimo detalle.
    La disponibilidad y capacidad para resolver conflictos al cliente debe ser inmediata sin que ello suponga el descuido de otros detalles importantes.
    Verano y fechas próximas a Navidad son las época de menor actividad congresual, por lo que habrá que hacer hincapié en otro tipo de eventos en estos meses.
     

    Debido al elevado nivel de calidad que exige esta actividad, el personal debe estar debidamente cualificado y contar con una experiencia mínima en el sector. La empresa se encargará de la formación y reciclaje necesarios.
    Dada la amplia variedad de actividades que se pueden realizar, y la imposibilidad de tener a todo el personal contratado, se elaborará una bolsa de contactos con aquellos perfiles que se puedan necesitar, habiendo ya contactado previamente con estos para poder contratarlos en el momento necesario.
     

    Para que la empresa sea competitiva la innovación ha de estar presente en todo el desarrollo del servicio ofreciendo siempre alternativas varias que nos diferencien de la posible competencia y den un valor añadido a nuestro servicio.
    Una excursión, una ruta de tapas o una animación infantil durante un congreso puede suponer una ventaja de nuestra empresa.
     

    Es interesante su uso a dos niveles:

    - Interno, tanto para la gestión (software específico) como para la difusión de la empresa (difusión y organización de eventos a través de una pagina web). Opciones para la producción, gestión, comercialización, etc.

    - Externo, ofreciéndoles a los clientes aquellos servicios y medios audiovisuales que les puedan interesar según los casos y necesidades.
     

    No existe una regulación específica.
     

    La inversión será básicamente para el equipamiento de la oficina (mobiliario, equipos informáticos..., aunque habrá que tener en cuanta si el local es alquilado o si necesita alguna reforma), campaña de publicidad inicial y los trámites legales de constitución.
    Además, será necesaria una liquidez mínima que permita afrontar, tanto los desplazamientos necesarios para establecer los contactos previos, como la organización de los primeros eventos.
    El total puede oscilar entre 10.000 y 15.000 €.
     

     

    Volver al menú del banco de ideas.

    © Concejalía de Empleo, Emprendimiento, Turismo y Comercio
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información