Cooperación y Asociacionismo

    La posición competititva de nuestra empresa depende de los recursos y capacidades internas de los que dispongamos pero también de las relaciones que mantengamos con otras empresas u organizaciones. Igualmente, debemos tener siempre en cuenta los recursos y capacidades con los que cuentan éstas. Así, podremos adoptar las medidas oportunas para defendernos de las posibles amenazas de nuestro entorno.


    Ante este panorama se están apuntando cambios en la forma de competir. Éstos son provocados por factores diversos como la introducción de las Nuevas Tecnologías, la homogeneidad en los gustos, etc.

    Por tanto, dichos factores suponen una nueva forma de dirigir la empresa que pasa por una mejora de la competitividad de la misma. Dentro de este contexto la cooperación empresarial se perfila como uno de los factores claves para que podamos competir con éxito. Por ello, es necesario el acuerdo entre el empresariado para la defensa de sus intereses y su mejor posicionamiento en el mercado. Dichos acuerdos pueden ser de distinto tipo en base a diversos criterios: según las características de las empresas asociadas (tamaño, ámbito geográfico, sector económico al que pertenece etc.) o según el objetivo económico marcado.
    Así mismo, la cooperación empresarial dependerá de factores varios como son la estrategia adoptada, las empresas asociadas elegidas, el proceso de negociación con los mismos etc.

    En definitiva, la cooperación empresarial nos aporta numerosas ventajas. En la mayoría de los casos, llegamos a objetivos que por si solas nos sería más complicado lograr e incluso, en algunas ocasiones, imposibles. No obstante, no hay que perder de vista que no siempre va a ser la solución a los problemas que nuestra empresa presenta en un momento concreto.

    Para que la cooperación sea factible son necesarias dos premisas fundamentalmente: que producto de dicha cooperación se logre una mayor eficiencia y que la misma, y muy importante, se mantenga.

    Por tanto, el fundamento para que se produzca la cooperación empresarial es diverso, más aún si atendemos a los tres ámbitos que aquélla abarca: el comercial, el financiero y el tecnológico. En base a esto, podemos apuntar las siguientes razones para que se dé la cooperación empresarial:

    a) En el ámbito comercial: Lo importante en este terreno es contar con la mayor proximidad a los mercados. Es cierto que el coste para establecer una adecuada red de distribución se incrementa considerablemente hasta el punto de resultar muy difícil ser acometida sólo por una empresa. Frente a esto, los acuerdos de distribución podrían ser una buena opción. Posibilitan estar presente en más mercados y de forma más rápida, abaratando los costes.

    b) En el ámbito financiero: Es más complicado su análisis ya que tenemos que tener en cuenta otras variables para determinar el alcance de la compra de acciones.

    c) En el ámbito tecnológico: En este caso, cuando se llega a la cooperación puede ser por distintas razones. Para actualizarse, conseguir una tecnología concreta o se pretende una diversificación en la producción...

    Enlaces de interés:

    Manual de cooperación empresarial.

    Red de cooperación entre emprendedores y emprendedoras.

    © Concejalía Presidencia,​ ​Empleo,​ ​Emprendimiento, Igualdad y Transparencia
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información