El Área de Empleo del Ayuntamiento de Granada quiere contribuir activamente en la sociedad de la información que hoy vivimos, potenciando la utilización de las nuevas tecnologías en los servicios que ofrecemos. Evitar los desplazamientos y la presencia física en nuestros centros para solventar dudas, o pedir un asesoramiento puntual es un objetivo obligado. Responder de forma clara, precisa y ágil con la información que se solicita, es el reto.

    Surge así SOS empresas, servicio de consultoría on line, a través del cual solventaremos las dudas más frecuentes en lo referente a creación y consolidación de empresas. No se trata de sustituir los procesos de asesoramiento personalizados, indispensables para la puesta en marcha y mantenimiento de un negocio, sino de complementarlos con un sistema eficaz de respuestas, que aclaren dudas concretas en un margen de tiempo no superior a 24 horas.

    Un equipo de personas expertas responderá a las cuestiones planteadas. Para mayor agilidad, pueden también ser consultadas las más frecuentes y sus respuestas.

    La creación de una empresa supone una serie de pasos que podemos resumir en:

    1. Define la idea de tu negocio, concrétala y efectúa un primer análisis para determinar si puede tener aceptación en el mercado.
    2. Trabaja el plan de empresa: si es viable, tienes la formación necesaria y eres consciente del trabajo que tienes por delante, estás en una buena posición para decidirte a crear tu propia empresa.
    3. Consigue los recursos materiales y humanos necesarios
    4. Constituye la empresa: en función de la forma jurídica que hayas escogido realiza todos los trámites legales, fiscales y administrativos necesarios.
    5. Consolida tu empresa: la supervivencia y crecimiento de tu empresa exigirán que te afiances en el mercado, anticipándote a los cambios y que sepas evaluar tu posición y planificar el futuro.

    Es un documento escrito que sirve para analizar una idea de negocio.
    Nos ayuda a identificar, describir y concretar de manera detallada la idea de negocio, examinar su viabilidad técnica (¿se puede realizar?), comercial (¿se va a vender?) y financiera (¿va a ser rentable?).
    Además, nos ayudará a desarrollar las estrategias a seguir, los pasos a dar y los recursos a utilizar para convertir esa idea de negocio en una empresa en funcionamiento.


    No es obligatorio, pero es interesante trabajarlo previamente a la constitución de la empresa por dos razones principales:

    • Para ti, que quieres montar un negocio, te va a servir como herramienta para estudiar y analizar el proyecto, conocerlo mejor, identificar sus puntos fuertes y débiles e iniciarlo con mayor coherencia y rigor, incrementando sus posibilidades de éxito. Además te ayudará en la planificación de las tareas necesarias.
    • Para aquellas entidades y personas a los que se vaya a solicitar financiación (bancos, administraciones públicas, inversores particulares, proveedores, etc.), el plan de empresa sirve como “tarjeta de presentación” del proyecto empresarial, sobre todo de cara a la consecución de un préstamo, la captación de inversores privados, o la solicitud de ayudas y subvenciones, donde suele ser obligatorio.

    Son múltiples las entidades que en Granada y Área Metropolitana disponen de servicios de apoyo a emprendedores y emprendedoras. Nosotros te ofrecemos los del Área de Desarrollo Empresarial del Área de Empleo del Ayuntamiento de Granada. con un equipo técnico experto que te acompañará de forma personalizada en el proceso de creación y consolidación de tu empresa. Puedes contactar con el Centro Municipal de Iniciativas Empresariales y pedir una cita.

    Si bien es cierto que existen diversas ayudas y subvenciones para la creación de empresas, debemos conocer tu idea concreta, ya que las cuantías y conceptos subvencionados dependen de la actividad, la forma jurídica, la antigüedad en la creación de la empresa, empleos a crear, edad de la persona promotora, etc..
    En el apartado “Iniciativas Empresariales – Subvenciones” de nuestra web puedes conocer a grandes rasgos las ayudas y subvenciones existentes actualmente.

    La elección de la misma depende de factores varios entre los que podemos destacar:

    1. Tipo de Actividad.- La actividad que vaya a desarrollar la empresa puede condicionar la elección de la forma jurídica en aquellos casos en que en la normativa exija una forma concreta.
    2. Número de personas promotoras.- Dependiendo del número de promotores y promotoras podremos optar por una o más formulas jurídicas.
    3. Responsabilidad de las personas promotoras.- La responsabilidad puede estar limitada al capital aportado o ser ilimitada, afectando tanto al patrimonio empresarial como al personal, en función de la fórmula jurídica elegida
    4. Necesidades económicas del proyecto.- En principio empresas individuales y CB son más ágiles y baratas en su constitución ya que no es necesaria su inscripción en el Registro Mercantil y por lo tanto no tienen que pasar por el Notario. Además, no se exige capital inicial mínimo. Sin embargo, el resto de sociedades exigen escritura notarial y un capital mínimo para empezar. Aquí podrás encontrar los modelos de estatutos de las principales formas jurídicas.
    5. Aspectos fiscales.- La diferencia fundamental entre unas sociedades y otras se encuentra en la tributación a través del IRPF en el caso de autónomos, sociedades civiles y comunidades de bienes, o bien a través del Impuesto de Sociedades en el resto de sociedades.

    En este apartado puedes encontrar las principales características de cada tipo de tributación. Aquí puedes encontrar las características principales de cada forma jurídica para que puedas elegir la que más se adapte a tu proyecto También es interesante conocer los distintos modelos de contratación de personal, en el caso de que tu proyecto así lo requiera; te ofrecemos información sobre este aspecto para que puedas optar por el que te resulte más ventajoso.


    No sólo puedes, sino que es necesario que estés al tanto de informaciones relevantes para tu negocio mediante un apoyo personal y especializado. En el Área de Empleo del Ayuntamiento de Granada disponemos del Servicio de Consolidación Empresarial, en el que obtendrás información adecuada a tus necesidades y un seguimiento de la evolución de tu empresa.

    Es un proceso de análisis de la situación de la empresa en un momento determinado, encaminado a identificar su posicionamiento en el mercado, teniendo en cuenta factores profesionales, empresariales y personales. A partir del diagnóstico se desarrolla un plan de mejora que recoge las líneas principales que debes poner en marcha en tu empresa para fortalecerla.

    Son instalaciones dotadas de espacios, naves y oficinas, que se ceden temporalmente a empresas de reciente creación, para que en ellos desarrollen sus actividades sin soportar el gravamen de un alquiler, completando las ventajas económicas con un servicio de asesoramiento empresarial constante. En el Área de Empleo del Ayuntamiento de Granada la convocatoria está abierta todo el año, siendo asignada una puntuación a cada solicitud para incorporarla en el momento que quede un espacio libre, ya que solo se puede permanecer en el vivero durante un plazo máximo de tres años. Puedes contactar con el Centro Municipal de Iniciativas Empresariales y te daremos cita para cumplimentar tu solicitud e informarte detalladamente de las condiciones.

    Todos los años se lleva a cabo en la Concejalía de Empleo del Ayuntamiento de Granada un programa de formación especializada para empresas, adaptado a la falta de disponibilidad de tiempo de quienes tienen abundantes ocupaciones con el día a día de su negocio, por lo que se imparten seminarios de 3 a 30 horas de duración, en función de los temas.

    Cuando tengas todo listo para comenzar, prestar los servicios que vaya a ofrecer tu empresa o negocio o la venta de productos. Primero debes comunicar el alta en el epígrafe de la actividad correspondiente en la oficina de la Agencia Tributaria (modelos 036 o 037). Una vez realizado este trámite, se debe presentar justificante del mismo en la Tesorería de la Seguridad Social para comunicar alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

    No, esta cuota es de pago obligado mensual y no contempla distintos horarios, se toma por jornada completa.

    Si eres empresario individual o autónomo dentro de una sociedad, durante el primer año, la cuota mínima de seguridad social a satisfacer mensualmente varía entre los 196 y los 858 aproximadamente para 2018, salvo las particularidades establecidas en el régimen y/o los posibles beneficios en la cotización.Además hay que tener en cuenta los costes de seguridad social de las personas que tengamos contratadas a nuestro cargo, que dependerán de las condiciones del contrato de trabajo.

    Sí, existe una bonificación que varía en función de:

    • Para cualquier edad, la reducción inicial será reducción 50€/mes en los 12 primeros meses, si se elige base mínima; ó reducción del 80% (sobre cuota B mínima) durante los 12 primeros meses, si se elige Base > mínima.
      Las reducciones/bonificaciones posteriores sobre la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo que corresponda:

    a) Reducción del 50% durante los 6 primeros meses

    b) Reducción del 30% durante los 3 meses siguientes

    c) Reducción del 30% durante los 3 meses siguientes

    • Si tienes 30 o menos de edad y mujeres de menos de 35 años, después de la Reducción inicial, la bonificación del 30% durante los 12 meses siguientes de la cuota que resulte de aplicar sobre la Base mínima el tipo que corresponda. Se aplicará durante 36 meses.

     

    • Si tienes una discapacidad igual o superior al 33% y causas alta inicial , se aplicará durante 12 meses siguientes a la fecha de efectos del alta una reducción del 80% y durante los 48 meses siguientes una bonificación del 50% de la cuota por contingencias comunes que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo mínimo vigente en cada momento.

    • Si tienes 65 años y 0 a 2 meses de edad y 35 años y 9 meses o más de cotización o 65 años y 3 meses o más de edad y 35 años y 6 meses o más de cotización, quedas exento de cotizar a la seguridad social salvo, en su caso, por incapacidad temporal y contingencias profesionales.

    • Los trabajadores autónomos sustituidos durante el período de descanso por maternidad, adopción, acogimiento, paternidad, riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia natural, mediante contratos de interinidad bonificados, celebrados con desempleados, tendrán derecho a una bonificación del 100% de la cuota resultante de aplicar sobre la base mínima del régimen el tipo de cotización obligatorio.

    • Si eres mujer victima de violencia de género que cesas en tu actividad para hacer efectiva tu protección o tu derecho a la asistencia social integral, se te suspenderá durante 6 meses la obligación de cotizar, siendo considerados como de cotización efectiva.

    Cuando se vaya a iniciar una actividad de tipo comercial o mercantil y vaya a desarrollarse en un local, se deberá solicitar esta licencia en el Ayuntamiento del municipio donde vaya a estar ubicado el local. En Granada es un trámite vinculado a la Concejalía de Medio Ambiente.
    En general podemos hablar de dos tipos de licencias:

    • Para actividades reguladas por la Ley de Protección Ambiental Andaluza.

    • Para actividades inocuas.

    Para actividades sometidas a calificación ambiental: 2000 € aproximadamente, sobre esta tarifa habrá que aplicarle un coeficiente dependiendo de la extensión en metros cuadrados construidos del local, y un índice en función de la categoría de la vía pública.

    Para actividades sometidas a licencia de apertura: 1.300 €

    Presentación de Declaración Responsable previa a la puesta en funcionamiento de actividades: alrededor de 500€, sobre esta tarifa habrá que aplicarle un coeficiente dependiendo de la extensión en metros cuadrados construidos del local

    Cambios de titularidad: 200€ aprox.

    En los supuestos de sujetos pasivos que, procedentes del desempleo, produzcan alta en el Régimen Especial de Autónomos para iniciar una actividad económica, aportando con la autoliquidación certificado de inscripción en el Instituto Nacional de Empleo, declaración del IRPF del último ejercicio, para comprobar que carecen de otros ingresos y , certificado de alta en seguridad social, será de aplicación un coeficiente del 0,60 sobre la cuota.



    Se consideran rendimientos de una actividad económica los que proceden del trabajo personal o del capital, cuando impliquen por parte de la persona contribuyente la ordenación por cuenta propia de los medios de producción y recursos humanos a fin de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.
    Para cuantificar el rendimiento neto existen dos regímenes:

    • Estimación directa, (normal o simplificada).

    • Estimación objetiva.

    Tanto si formas parte del empresariado individual como si tienes constituida una sociedad, para realizar la contratación de trabajadores y trabajadoras los pasos son los siguientes:

    • Solicitar la inscripción de tu empresa en la Tesorería General de la Seguridad Social (si es la primera vez que vas a contratar a alguien). Te asignarán un Código de cuenta de cotización que será valido para toda la vida de tu empresa.

    • Dar de alta a la persona en la Tesorería General de la Seguridad Social, en el modelo oficial TA.2.

    • Dentro de los 10 días siguientes a la firma del contrato tienes que comunicar al Servicio Andaluz de Empleo el contrato realizado.

    Según el tipo de contrato realizado y el perfil de la persona contratada puede que tengas derecho a algún tipo de incentivo o subvención, solicítalo.


    Las facturas han de cumplir unos requisitos mínimos señalados por la ley, que son los siguientes:

    • Número de factura.

    • Nombre y apellidos o denominación social, NIF y domicilio, tanto de quien expide como de a quien va dirigido. (Si el destino es una persona física que no desarrolla actividades empresariales o profesionales no será obligatoria la indicación de su domicilio).

    • Descripción de la operación y su importe total. Cuando la operación esté sujeta y no exenta de IVA, deberán indicarse todos los datos para determinar la base imponible, el tipo aplicable y la cuota repercutida, salvo cuando la cuota se repercuta dentro del precio, indicándose en este caso únicamente el tipo aplicado, o bien, la expresión "IVA incluido", si así está autorizado. Si la factura comprende operaciones sujetas a tipos diferentes de IVA, deberá diferenciarse la parte de operación sujeta a cada tipo.

    • La fecha de emisión de la factura, y si no coincidiese con esta la fecha en la que se hayan efectuado las operaciones o se haya recibido el pago anticipado.

    A los anteriores suelen acompañarse otros como la firma, el sello, forma de pago. Caso especial es el de las operaciones realizadas para quienes no tengan la condición de empresarios o empresarias o profesionales actuando en el desarrollo de la actividad, donde no será necesaria la consignación en la factura de los datos identificativos de a quien va dirigido si se trata de operaciones cuya contraprestación no sea superior a 100 euros y en los demás casos que autorice el Departamento de Gestión Tributaria de la AEAT.


    Comunicar cese de la actividad en la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (mismo modelo 036 o 037), y darse de baja en la Tesorería de la Seguridad Social dentro de los 6 días naturales siguientes a dicho cese. En caso de no hacerlo, sigue obligado a cotizar hasta el último día del mes de comunicación.



    La Responsabilidad Social de la Empresa (RSE) o Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es un concepto que en los últimos años se ha ido incorporando progresivamente en el ámbito empresarial. Pero ¿qué se entiende por Responsabilidad Social de la Empresa? La Comisión Europea la definió en el año 2001 de la siguiente forma:

    La RSE es “La integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con todos sus interlocutores”.

    Completó esta definición en el año 2002 quedando así:

    “Tendencia que consiste en integrar aspectos medioambientales o sociales en la cultura y los valores de la empresa de manera que, por una parte aparezcan vinculados a las diversas líneas de negocios pero que, por otra, se realice involucrando a los diversos grupos de interés, accionistas, consumidores/as, trabajadores/as, empleadores/as, inversores/as...”

    Se trata, por tanto, de una serie de pautas de comportamiento a nivel social y medioambiental que una empresa incorpora en su actividad de forma voluntaria.

    La RSE empieza a adquirir carta de naturaleza entre las empresas y compañías para las que conceptos como compromiso medioambiental, gobierno, reputación y ética empresarial, acción social o código de buenas prácticas son ya imprescindibles en su vocabulario y en las agendas de su personal directivo.

    Desde el nacimiento de este concepto analistas y economistas han aportado sus reflexiones coincidiendo en que la responsabilidad social de la empresa no es una mera moda y como tal, algo pasajero sino que es un tipo de actuación concreta que se está imponiendo cada vez con mayor fuerza.

    Ante esta situación la empresa debe empezar a escuchar y responder a las expectativas de las llamadas partes interesadas en la actividad empresarial. Así aunará los intereses de sus accionistas e inversores e inversoras que tienden a volcarse en los productos de empresas socialmente responsables, los intereses de las empresas proveedoras, de las personas empleadas que desean trabajar en compañías responsables y de la ciudadanía que espera que las empresas asuman parte del compromiso social que un día recayó sobre los Estados.

    Los expertos y las expertas afirman que una empresa que quiera ser competitiva en un futuro, lógicamente tendrá que obtener beneficios pero no sólo eso. Además tendrá que adoptar líneas directrices que se comprometan con la sociedad y con el respeto a los derechos humanos, al medio ambiente y la mejora de las relaciones con su personal. El personal ejecutivo están empezando a tomar conciencia de que este tipo de compromiso se convertirá en el futuro en un factor competitivo de la empresa.

    Enlaces de interes:

    Libro verde la Comisión Europea sobre Responsabilidad Social.
    Estrategia española de RSE 2014-2020.
    RSE y PYME.
    Guía de RSE.
    VI premio CEA de RSE a la empresa andaluza.
    Documentación RSE.

    El interés por el medio ambiente ha alcanzado a todos los estamentos de la sociedad, y la preocupación por los problemas ambientales no queda restringida a los consumidores sino también a los empresarios. Es necesario avanzar hacia una mayor integración entre las formas de vida y el desarrollo material con los intereses ambientales, es decir lograr una mayor responsabilidad social empresarial en la conservación del medio ambiente . La empresa juega un papel muy importante en la gestión ambiental, puesto que hoy día, toda empresa comprometida reconoce su responsabilidad en materia ambiental, asumiendo un rol en el que pasan a ser «parte de la solución» y ya no más los causantes de los problemas. Además, la gestión ambiental constituye ya una oportunidad de negocio y hoy día aporta un grado más de competitividad a la empresa. El Ayuntamiento de Granada quiere contribuir activamente en la mejora de la Gestión ambiental de la empresas, poniendo a disposición de las mismas un lugar para realizar consultas. Un equipo de personas expertas, del área de medio ambiente y de la oficina técnica de Agenda 21 Local, responderá a las cuestiones planteadas. Si quiere contactar con nosotros hágalo en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Para mayor agilidad, pueden también ser consultadas las cuestiones más frecuentes y sus respuestas.

    Cuestiones Frecuentes.

    • Es cierto que una empresa certificada en ISO 14001:2004, se exime del cumplimiento de la ley 26/2007 de responsabilidad ambiental.  La certificación en ISO 14001:2004 no exime del cumplimiento de la Ley, sino de la garantía financiera que se obliga a establecer a las empresas para la prevención de los posibles daños al Medioambiente (Art. 24). Según esta Ley, se podrán eximir de la obligación de constituir esta garantía financiera, las empresas que se adhieran al sistema comunitario de gestión y auditoria medioambientales (EMAS) o implanten y certifiquen un Sistema de Gestión Ambiental basado en la norma UNE-EN ISO 14001:2004 (Ver Artículo 28). 
    • Qué ventajas puedes alcanzar al implantar un sistema de gestión ambiental.
      • Aseguramiento del cumplimiento de la legislación ambiental aplicable.
      • Actualización del cumplimiento de la legislación ambiental aplicable.
      • Ahorro de costes (disminución del consumo de materias primas, optimización de la gestión de residuos, reducción en origen de la producción de residuos, emisiones y vertidos, mayor rendimiento de las materias primas…).
      • Reducción del impacto ambiental.
      • Ventajas de mercado (mayor competitividad, mejora de la imagen, aumento de ventas…)
    • Qué diferencias existe entre ISO 14001 y el Reglamento EMAS.
      • La norma ISO 14001 certifica a la empresa que ha implantado el SGA. En cambio, el Reglamento EMAS verifica el sistema de gestión y la auditoría, así como se valida la declaración ambiental por un verificador acreditado.
      • El Reglamento EMAS exige la realización de un análisis medioambiental inicial de las actividades, productos y servicios de la empresa (Revisión ambiental inicial), sin embargo en la ISO 14001 es voluntario.
      • La norma ISO 14001 posee un alcance internacional, en cambio el Reglamento EMAS su alcance es a nivel de la Unión Europea.
      • El Reglamento EMAS exige una Declaración pública, en la cual se debe describir los resultados obtenidos respecto a los objetivos y metas implantadas. No obstante, en la norma ISO 14001 este apartado no es necesario.
    • Debe solicitar la autorización como gran productor de residuos peligrosos una empresa que un año supere los 10.000 kg de rps. Si es algo puntual, no sería necesario solicitar la autorización como gran productor, ya que esto sólo será obligatorio en el caso de que la situación se repita en más de un año.
    • Qué pasos debe seguir una empresa que quiere ampliar el periodo de almacenamiento de los residuos peligrosos más de 6 meses. La empresa interesada en ampliar el periodo de almacenamiento de residuos peligrosos deberá remitir una solicitud a la Junta de Andalucía, en la que explique claramente el por qué necesita esa ampliación, justificando que la cantidad generada es muy pequeña, está correctamente almacenada, y además que por la naturaleza de los residuos dicha ampliación no entraña peligro grave ni para la salud ni para el medio ambiente
    • Una empresa que está dada de alta como pequeño productor de residuos peligrosos debe realizar un plan de minimización. Según el RD 952/1997(Disposición 2ª) en el plazo de cuatro años a partir de la entrada en vigor de este Real Decreto, y posteriormente con la misma periodicidad, los productores de residuos tóxicos y peligrosos deberán elaborar y remitir a la Comunidad Autónoma correspondiente un estudio de minimización de dichos residuos por unidad producida, comprometiéndose a reducir la producción de residuos tóxicos y peligrosos, en la medida de sus posibilidades. En relación a la Disposición 2º, según una circular de los Servicios Centrales de la Consejería de Medio ambiente de fecha 02-02-06, se establece que dicha obligación afecta solo a los productores cuya producción de residuos supere los 10000 kg/año, es decir, a grandes productores

    La posición competititva de nuestra empresa depende de los recursos y capacidades internas de los que dispongamos pero también de las relaciones que mantengamos con otras empresas u organizaciones. Igualmente, debemos tener siempre en cuenta los recursos y capacidades con los que cuentan éstas. Así, podremos adoptar las medidas oportunas para defendernos de las posibles amenazas de nuestro entorno.


    Ante este panorama se están apuntando cambios en la forma de competir. Éstos son provocados por factores diversos como la introducción de las Nuevas Tecnologías, la homogeneidad en los gustos, etc.

    Por tanto, dichos factores suponen una nueva forma de dirigir la empresa que pasa por una mejora de la competitividad de la misma. Dentro de este contexto la cooperación empresarial se perfila como uno de los factores claves para que podamos competir con éxito. Por ello, es necesario el acuerdo entre el empresariado para la defensa de sus intereses y su mejor posicionamiento en el mercado. Dichos acuerdos pueden ser de distinto tipo en base a diversos criterios: según las características de las empresas asociadas (tamaño, ámbito geográfico, sector económico al que pertenece etc.) o según el objetivo económico marcado.
    Así mismo, la cooperación empresarial dependerá de factores varios como son la estrategia adoptada, las empresas asociadas elegidas, el proceso de negociación con los mismos etc.

    En definitiva, la cooperación empresarial nos aporta numerosas ventajas. En la mayoría de los casos, llegamos a objetivos que por si solas nos sería más complicado lograr e incluso, en algunas ocasiones, imposibles. No obstante, no hay que perder de vista que no siempre va a ser la solución a los problemas que nuestra empresa presenta en un momento concreto.

    Para que la cooperación sea factible son necesarias dos premisas fundamentalmente: que producto de dicha cooperación se logre una mayor eficiencia y que la misma, y muy importante, se mantenga.

    Por tanto, el fundamento para que se produzca la cooperación empresarial es diverso, más aún si atendemos a los tres ámbitos que aquélla abarca: el comercial, el financiero y el tecnológico. En base a esto, podemos apuntar las siguientes razones para que se dé la cooperación empresarial:

    a) En el ámbito comercial: Lo importante en este terreno es contar con la mayor proximidad a los mercados. Es cierto que el coste para establecer una adecuada red de distribución se incrementa considerablemente hasta el punto de resultar muy difícil ser acometida sólo por una empresa. Frente a esto, los acuerdos de distribución podrían ser una buena opción. Posibilitan estar presente en más mercados y de forma más rápida, abaratando los costes.

    b) En el ámbito financiero: Es más complicado su análisis ya que tenemos que tener en cuenta otras variables para determinar el alcance de la compra de acciones.

    c) En el ámbito tecnológico: En este caso, cuando se llega a la cooperación puede ser por distintas razones. Para actualizarse, conseguir una tecnología concreta o se pretende una diversificación en la producción...

    Enlaces de interés:

    Manual de cooperación empresarial.

    Red de cooperación entre emprendedores y emprendedoras.

    © Concejalía de Empleo, Emprendimiento, Turismo y Comercio
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información