Empresa dedicada a la comercialización de una amplia gama de productos de domótica que responden a necesidades variadas (seguridad, control, confort, ahorro de energía, comunicación, etc), destinados tanto a propietarios individuales como a promotoras de viviendas ó a empresas pequeñas o medianas (hoteles, residencias, etc...), ofreciendo igualmente servicios de instalación y mantenimiento.
     

    En una primera fase, y con objeto de contener los gastos fijos, puede servir una pequeña oficina más o menos céntrica, que cuente con un espacio para almacén.
    En el momento en el que se dispare el consumo de sistemas de domótica por parte de particulares puede ser interesante ubicarse en un local comercial en una calle o zona de bastante tránsito.
     

    La empresa distribuirá los sistemas de uno o varios fabricantes, ofertando una gama lo más amplia posible que incluya control presencial y remoto (vía teléfono, GSM ó Internet) de accesos, alarmas, persianas, iluminación, electrodomésticos y otros dispositivos propios de los edificios y viviendas inteligentes.
    La gestión de proveedores tendrá una importancia fundamental en esta empresa, siendo necesario hacer un esfuerzo permanente para contar en todo momento con sistemas que ofrezcan la mejor relación calidad–precio del mercado, funcionando con unos plazos de entrega lo más corto posibles y evitando, en la medida de lo posible, tener que recurrir al almacenamiento de stocks.
     

    El mercado de la domótica se puede dividir en tres segmentos que requieren soluciones tecnológicas diferentes: edificios ya construidos, edificios en construcción de tamaño pequeño o mediano, y grandes edificios en construcción.
    Sin embargo la demanda social no ha respondido hasta la fecha como se esperaba, principalmente por dos razones: los elevados precios de los sistemas lanzados al mercado, fuera del alcance del usuario de nivel medio, y la excesiva complejidad tecnológica de esos sistemas, poco accesible para la mayoría de usuarios finales.
    Estas limitaciones han afectado menos al segmento de mercado formado por los grandes edificios.
    Con objeto de penetrar en un mercado tan importante y numeroso como es el de las viviendas particulares y los hogares, la tendencia actual de los fabricantes es la creación de nuevos sistemas más sencillos y baratos que resulten más fáciles de manejar para el usuario final, incluso sin requerir instalación, a pesar de que puedan ser menos potentes.
    Una vez salvados estos obstáculos, el aumento del nivel de renta, las nuevas necesidades de confort y seguridad, y el proceso expansivo del sector de la construcción propiciarán el aumento de la demanda.
     

    Para captar clientes grandes (promotoras de viviendas, constructoras y propietarios de grandes edificios y superficies) será necesario realizar una intensa actividad comercial visitando personalizadamente a los clientes potenciales, con personal propio o a través de representantes.
    En este segmento la competencia está ya muy implantada.
    La comercialización de soluciones para particulares está condicionada por el paulatino despegue de este segmento de mercado, que exigirá un mayor gasto en publicidad.
     

    En esta microempresa es necesario disponer de un conocimiento en profundidad de los sistemas ofertados y su funcionamiento, tanto para la venta como para la instalación y el mantenimiento.
    La formación continua que ofrecen algunos de los proveedores puede ser de gran ayuda en este sentido. En una fase inicial es conveniente que las personas promotoras sean capaces de asumir todas estas funciones.
     

    Las constantes innovaciones que vienen ofertando los distintos fabricantes de sistemas de domótica y la necesidad de desarrollar productos que se adapten mejor a las características de la demanda de particulares ofrecerán nuevas oportunidades a los distribuidores que incorporen las últimas novedades.
     

    Es recomendable la utilización de procesos informatizados de presupuestación, facturación y contabilidad.
     

    Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, y otra normativa sobre calidad en la edificación (Ministerio de Fomento).
     

    La inversión en activo fijo será pequeña, incluyendo el mobiliario, equipamiento informático y herramienta necesaria.
    En caso de adquirir un vehículo, su importe subiría bastante, sobre todo en caso de ser nuevo.
    No obstante, la mayor inversión puede ser en circulante, debido a la necesidad de contar con algunas existencias para efectuar demostraciones de los sistemas ofertados, y de disponer de una provisión de fondos de tesorería amplia para cubrir los costes comerciales y de funcionamiento hasta alcanzar el punto de equilibrio. En conjunto, esta cantidades podrían oscilar entre 20.000 y 60.000 euros.
     

    - www.domotica.net

    - www.domoticaviva.com

    - Asociación española de domótica: www.cedom.com

    - www.homesystems.es (proveedor)

    - Flash sobre el sector de la construcción: www.guiame.net/flash/construccion.html

     

    Volver al menú del banco de ideas.

     


    Empresa especializada en trabajos de conservación y restauración del patrimonio histórico-artístico, abarcando un amplio conjunto de materiales (madera, piedra, vidrio, pintura, escultura y otros objetos como textiles y encuadernaciones) y ofreciendo servicios complementarios como asesoría en la materia, informes y estudios artísticos o históricos, catalogaciones, difusión del patrimonio...
     

    La empresa deberá disponer de un taller para la restauración de objetos artísticos tales como cuadros, esculturas y otros objetos.
    Lo más conveniente sería encontrar un local que reúna las condiciones apropiadas de luminosidad, ventilación y aislamiento, y que no suponga una carga excesiva para los costes fijos.
    Como tampoco es necesario que el taller se encuentre céntrico, cualquier ubicación periférica puede valer.
     

    La empresa deberá realizar una gestión integral de los proyectos de restauración que acometa, desde la fase de elaboración de presupuesto, al diagnóstico, la elaboración del proyecto, la ejecución del tratamiento seleccionado y la entrega.
    Será necesario dominar el amplio conjunto de técnicas específicas existentes, y en ocasiones, subcontratar determinadas tareas o trabajos con especialistas.
     

    El hueco de mercado surge por la necesidad de poner en valor el patrimonio histórico-artístico debido a las nuevas expectativas sociales y económicas, tales como la apuesta por la potenciación de una de las principales fuentes de riqueza de Andalucía como es el turismo, o la necesidad de mejorar la calidad de vida de la población que habita en los cascos históricos y los entornos patrimoniales.
    Los principales clientes serán las administraciones públicas locales y regionales, debido al amplio legado monumental existente en Andalucía.
    También habrá que intentar conseguir encargos de la Iglesia, de constructoras que subcontraten determinados trabajos de conservación, y de particulares que dispongan de patrimonio artístico.
    Para poder alcanzar una estabilidad en los pedidos, una empresa de estas características deberá ofrecer sus servicios en una zona que abarque al menos a las cuatro provincias de Andalucía Oriental.
     

    Es importante activar al máximo la red de contactos personales en el sector y entre los clientes potenciales, para conocer todos los concursos públicos de licitación a los que se pueda optar.
    También parece aconsejable una campaña comercial que incluya visitas personalizadas a esos clientes potenciales y algunas pequeñas acciones publicitarias como la edición de folletos, página web y anuncios en revistas especializadas ó incluso en páginas amarillas.
    A medio plazo la mejor publicidad de la empresa será sin duda el boca-oído, es decir las referencias por el buen trabajo realizado.
     

    Para poder abarcar el conjunto de disciplinas planteadas será necesario contar con un equipo multidisciplinar de al menos 3 personas donde cada una se especialice en alguna de ellas.
    En conjunto, deben disponer de la cualificación universitaria necesaria, preferiblemente en Bellas Artes, y dominar las técnicas de conservación y restauración aplicables en cada caso, reciclando constantemente sus conocimientos a través de acciones de formación continua.
    En ocasiones, la realización de determinados pedidos o trabajos puede dar lugar a la contratación temporal de un equipo de restauradores/as, que en la medida en que la empresa consolide su posición en el mercado podrían llegar a ser contratados indefinidamente.
     

    Es útil la utilización de las últimas tecnologías para el diagnóstico de las piezas a restaurar. Esto se puede hacer bien mediante equipos propios, lo cual supondría un nivel de inversión muy superior, o mediante la subcontratación de esas tareas con los escasos laboratorios que ya disponen de esos equipos.
     

    Es recomendable la utilización de procesos informatizados de elaboración de presupuesto, facturación y elaboración de proyectos de restauración.
     

    Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación; ley 21/1999 de 17 de marzo, de Medidas para la Calidad de la Edificación, y otra normativa sobre calidad en la edificación (Ministerio de Fomento).
     

    La inversión necesaria debería incluir un conjunto de maquinaria y herramienta básica, un ordenador portátil, una furgoneta, que inicialmente podría ser de ocasión, y una provisión de fondos de tesorería que permita hacer frente a los plazos de pago de la administración pública, que será el principal cliente.
    En conjunto, estas cantidades podrían ascender a un mínimo de 30.000 euros, aunque si se quiere disponer de cierta maquinaria de diagnosis y de una furgoneta nueva, la inversión puede suponer más del doble, superando incluso con creces los 60.000 euros.
     

    - Instituto de Patrimonio de Andalucía: http://www.juntadeandalucia.es/cultura/iaph/
    - www.guiarte.com/salvarpatrimonio
    - Ministerio de Fomento: www.mfom.es

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Consiste en la recogida y tratamiento de residuos de papel y cartón, tanto de origen doméstico como industrial.
     

    Las instalaciones deben estar en una zona cercana y de fácil acceso tanto para los proveedores como para los consumidores, en cualquiera de los polígonos industriales del área metropolitana.
    Dependiendo del mercado a cubrir por la empresa y por consiguiente del volumen de papel recogido, las necesidades de espacio pueden oscilar entre 250 y 1.000 m2 cubiertos para el tratamiento de residuos, además de un terreno exterior de una superficie similar.
     

    Existen dos tipos de recogida: la industrial, que se realiza en todo tipo de industrias y empresas, fundamentalmente, imprentas y editoriales de libros, periódicos, revistas, grandes superficies y supermercados en general y la selectiva, que se lleva a cabo mediante contenedores de zona para el papel y cartón de los hogares y que se complementa con la recogida puerta a puerta en los pequeños comercios.

    El trabajo que desarrollan estas empresas comienza con el transporte de los residuos hasta sus instalaciones. Una vez que disponen del material, lo limpian, trituran y seleccionan (en función de sus diferentes calidades), lo empaquetan y transportan hasta las industrias papeleras, que se encargan de convertir el papel recuperado en nuevos productos.
     

    Esta actividad está vinculada a la creciente sensibilización social respecto a la necesidad de utilizar racionalmente los recursos naturales. Las empresas dedicadas a la recuperación de papel y cartón en España alcanzan un volumen de negocio próximo a los 260 millones de euros.
    Durante el pasado año se recogieron en nuestro país cerca de 3,3 millones de toneladas de papel y envases de cartón para su reciclaje, alrededor de un 49 por ciento del material fabricado.
    Actualmente, existen 140 compañías dedicadas a la recuperación de papel y cartón, la mayoría de ellas pequeñas y medianas empresas ubicadas principalmente en las comunidades de Madrid y Cataluña. Los residuos que recuperan proceden en un 80 por ciento del ámbito industrial y en un 20 por ciento del ámbito doméstico.
    Aunque España se encuentra en estos momentos a la cabeza de la Unión Europea en la utilización de papel recuperado como materia prima, con una tasa del 81 por ciento, aún no es suficiente para cubrir las necesidades de la industria papelera, que se ve obligada a cubrir este déficit con la importación de papeles recuperados en los países vecinos.
    En Granada existe al menos una empresa con una significativa presencia en el mercado, por lo que antes de iniciar una actividad de este tipo sería conveniente hacer un estudio que permitiera conocer los niveles de calidad del servicio y detectar posibles huecos de mercado.
     

    Todo el papel y cartón que se recupera en nuestro país es utilizado por la industria papelera como materia prima para la elaboración de una amplia gama de productos destinados a diferentes usos: papel para prensa, papel para impresión y escritura, papeles para usos higiénicos y sanitarios, papel y cartón para la fabricación de envases y embalajes y papel para usos especiales (documentos de identidad, cheques, billetes de lotería, precintos de garantía, papel de fumar, etiquetas, etc). Para darse a conocer es fundamental entrar en contacto con empresas, fabricantes de papel y ayuntamientos a través de una labor comercial directa, insertando publicidad en revistas del sector o acudiendo a ferias.
    La mayoría de estas empresas forman parte del sistema integrado de gestión de residuos de envases urbanos, que en este sector es Eco embalajes, (www.ecoembes.com) una entidad que agrupa a fabricantes, distribuidores, envasadores y recuperadores de papel y cartón.
     

    Esta actividad exige un amplio conocimiento de la gestión de residuos de papel y cartón, en cuanto a técnicas a utilizar, diversidad de productos y mercado. Actualmente en nuestro país no se ofrece ningún tipo de formación reglada para estos profesionales, por lo que suelen adquirirla dentro de las propias empresas. Aunque no es obligatorio, sí es conveniente contar con la ayuda de técnicos medioambientales que asesoren sobre estos aspectos y sobre las normas europeas de calidad que se deben cumplir.
    También será necesario disponer de varios operarios que conozcan el manejo de la maquinaria y realicen la clasificación del papel, y de operarios conductores de camión encargados de la recogida. Dependiendo del tamaño de la empresa también puede ser necesario incorporar un auxiliar administrativo.
     

    Como complemento al negocio también se puede proporcionar a los clientes un servicio que incluya la recogida de otro tipo de residuos no reciclables, para transportarlos hasta los vertederos.
     

    Es conveniente utilizar un sistema de base de datos sobre los puntos de recogida, de manera que permita optimizar la organización de rutas y garantizar la prestación de un buen servicio.
     

    Resolución 13 de enero de 2000 del Plan Nacional de Residuos Urbanos (PNRU), del Ministerio de Medio Ambiente.

    Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos.
     

    Equipamiento necesario: Pala cargadora, báscula, trituradora, prensa y compactadora, además de dos camiones para la recogida y transporte de los residuos y diverso mobiliario y material para la oficina.
    Inversión inicial aproximada: a partir de unos 60.000€, contando con maquinaria y transportes de segunda mano y una nave en alquiler.
     

    - Asociación Empresarial del sector: REPACAR (Asociación Española de Recuperadores de Papel y Cartón)

    - El portal del reciclaje: www.redcicla.com

    - Normativa sobre gestión de residuos: http://www.mapama.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Empresa especializada en la utilización de técnicas y materiales de construcción sostenibles, es decir, que respondan a criterios de salud, ecología del lugar, ahorro energético y utilización de energías renovables, reciclaje y gestión racional del agua, minimización de la contaminación, empleo de materiales naturales, y bajo coste económico y social.
    La empresa será capaz de realizar tanto obra nueva como trabajos de rehabilitación y acondicionamiento.
     

    Este aspecto no revierte especial importancia en este tipo de empresa, ya que inicialmente se puede gestionar desde el domicilio del promotor y con un teléfono móvil, aunque dependiendo del volumen de inversiones puede ser necesario disponer de un almacén para la maquinaria, las herramientas, el material de construcción y el/los vehículos de la empresa.
     

    La empresa deberá ofrecer la gestión integral de los proyectos de obra, ya que resulta esencial la inclusión de criterios sostenibles en la fase de diseño. Gestionará tanto las tareas que asuma directamente como aquellas que subcontrate con especialistas (fontanería, electricidad, climatización, carpintería, cerrajería, etc...).
    Será necesario conocer y trabajar con proveedores especializados en materiales de bioconstrucción.
     

    Este mercado se ve favorecido por la creciente conciencia medioambiental que desde hace un par de décadas vienen asumiendo las sociedades europea y andaluza.
    En ese contexto, la construcción sostenible poco a poco, y en los últimos años, ha ido haciéndose de una clientela que, aunque minoritaria, está muy comprometida medioambientalmente. Y como la vivienda constituye la principal compra de una persona a lo largo de su vida, que esta acción responda a criterios sostenibles va a tener cada vez más importancia.
    La bioconstruccción está todavía en un estado incipiente, pero se detecta un hueco de mercado interesante a medio plazo, sobre todo en el mundo rural donde resulta más asequible la construcción de viviendas unifamiliares, e incluso en las administraciones públicas. Además la bioconstrucción y el turismo rural comparten ciertos principios de actuación.
     

    El principal obstáculo a la venta puede ser el encarecimiento que supone utilizar materiales naturales. Esto no es necesariamente así, ya que la construcción sostenible puede llegar a ser más barata, como ocurre con los sistemas constructivos integrados, que utilizan materiales de calidad pero reducen el número de horas de mano de obra y el desperdicio de material. Además la utilización de criterios de ahorro energético y energías renovables reducirá significativamente el coste de los consumos en el futuro.
    A la hora de ofrecer el producto al mercado será muy importante disponer de contactos entre las asociaciones y organizaciones ecologistas y medioambientales. A medio plazo la mejor publicidad de la empresa será sin duda el boca-oído, es decir, las referencias por el buen trabajo realizado.
    Si la empresa inicialmente se quiere centrar exclusivamente en bioconstrucción deberá abarcar un radio de acción amplio, por ejemplo el conjunto de Andalucía oriental. De lo contrario es posible que deba alternar las construcciones al estilo tradicional con la construcción sostenible.
     

    La persona promotora y la encargada de obra, si es que no coinciden, deberán disponer de un amplio conocimiento de los criterios y técnicas de construcción sostenible (materiales, energía, agua, residuos, integración en el entorno, urbanismo, etc...), así como de los proveedores y tendencias del sector. El resto del personal será contratado por obra o servicio en función de los trabajos que se consigan, pudiendo ser en su mayor parte personal no cualificado, dependiendo de la complejidad y tamaño del encargo.
     

    La construcción sostenible implica la utilización de técnicas y materiales innovadores. Además, el desarrollo de una imagen corporativa de empresa, al estilo de empresas de mayor tamaño, ayudará a transmitir una imagen de profesionalidad.
     

    Es recomendable la utilización de procesos informatizados de elaboración presupuestaria, facturación y elaboración de proyectos de obra.
    Además, y debido a que determinados proveedores pueden encontrarse en otras provincias, sería conveniente utilizar sistemas de comercio electrónico (e-business) para esas relaciones (pedidos, facturación, etc).
     

    Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, y otra normativa sobre calidad en la edificación (Ministerio de Fomento).
     

    La inversión necesaria debería incluir un conjunto de maquinaria y herramienta básica, una furgoneta, que inicialmente podría ser de ocasión, y una provisión de fondos de tesorería que permita hacer frente a los primeros meses. En conjunto, esta cantidades podrían ascender a un mínimo de 21.000 euros, reinvirtiéndose posteriormente los beneficios de la empresa en la mejora de los equipos.
     


    - Salón internacional de la construcción (cuenta con una sección de construcción sostenible): www.construmat.com

    - Confederación Nacional de la Construcción: www.cnc.es

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    La empresa realizará instalaciones de energía solar adaptadas (fotovoltaicas y térmicas) a las necesidades de particulares propietarios/as de viviendas, o a empresas, y ofrecerá servicios paralelos como la gestión de ayudas existentes por parte de organismos públicos, la introducción de medidas de ahorro
    energético o de protección medioambiental, así como el mantenimiento y reparación de las instalaciones realizadas.
     

    La empresa puede estar situada en cualquier núcleo urbano de Granada, preferentemente los de mayor población o con grandes instalaciones comerciales o turísticas.
    Será necesario un pequeño local comercial, preferentemente céntrico, un almacén y un taller.
     

    Se trabajará con proveedores de material térmico, eléctrico, fotovoltaico y de fontanería, (como Isofotón, empresa de Málaga, primer fabricante de Europa en placas solares) para dotar a la empresa de los aparatos necesarios para proceder a la instalación, así como con proveedores que surtan de las herramientas y el utillaje que se precisa para ejercer el trabajo habitual de instalación.
     

    Según el compromiso adoptado en la cumbre de Kioto, en el año 2010 el 12 por ciento del consumo de energía debiera proceder de energías renovables.
    Este es un dato que nos hace pensar que nos encontramos ante un mercado en expansión debido al apoyo de las políticas públicas, y con escasa competencia (o difícil de determinar la existente) sobre todo por la poca o nula existencia de empresas instaladoras especializadas.

    Los clientes de estos servicios van a ser:
    - Empresas de construcción o rehabilitación de edificios, que cumpliendo con la normativa municipal (de obligado cumplimiento a partir del 2004), implanten sistemas de captación de energía solar para el agua caliente sanitaria si se prevé un consumo superior a los 1.200 l/día.
    - Empresas turísticas, como hoteles, albergues, campings, parques temáticos... 
    - Propietarios de viviendas.
    - Empresas públicas, así como Ayuntamientos, Diputaciones, Colegios, Universidades... La creciente conciencia medioambiental de la sociedad y las mejoras que
    vienen introduciendo los fabricantes, con las consiguientes reducciones de precios e incrementos de eficiencia, son todos ellos factores que contribuirán al crecimiento de este mercado.
     

    Será necesaria una gestión directa y personalizada a través de visitas comerciales y refuerzos publicitarios a través de distintos soportes: página web propia, folletos, tarjetas de visita, soportes informáticos demostrativos, páginas amarillas, etc.
     

    Para prestar los distintos servicios planteados, la plantilla deberá tener al menos entre 2 ó 3 personas.
    Es recomendable disponer de formación medioambiental, e imprescindible tener una buena formación en instalación de sistemas fotovoltaicos y térmicos.
     

    Como posible innovación podemos ampliar los servicios y ofertar asesoría medioambiental.
     

    Se recomienda la incorporación de un software de gestión, así como analizar la posibilidad de ofrecer los servicios a través del comercio electrónico, especialmente a clientes de otros lugares.
     

    Trámites para obtener acreditación como empresa instaladora ante la Junta de Andalucía.
    Legislación respecto a seguridad e higiene (Ley 31/1995 de 8 de Noviembre de Prevención de Riesgos Laborales, BOE nº 269 de 10 de Noviembre).
    Ordenanza Municipal de Energía Solar, que entra en vigor en enero de 2004
     

    A la hora de prever los costes que supone la puesta en funcionamiento de esta empresa será preciso tener en cuenta los gastos derivados de los derechos de arrendamiento y fianza del local o locales (a no ser que se cuente con el espacio, es mejor al principio recurrir al alquiler para no soportar el peso de la compra), maquinaria, instalaciones y elementos de transporte, herramientas y utillaje, depósitos, gastos de constitución y puesta en marcha, otros gastos y provisión de fondos.
    La inversión mínima rondará los 36.000€.
     

    Recabar información y contactar con organismos que concedan las ayudas relacionadas con la implantación de sistemas de protección y medioambiental y ahorro energético, o faciliten información con respecto al sector:

    - Agencia Energética de Sevilla (información legal y técnica)
    - Sodean; Plan Energético Andaluz
    - Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico; IFA, Programa Prosol
    - Ministerio de Economía; IDAE
    - Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de GranadaPrever la asistencia a ferias específicas del sector tanto para captar clientes como para contactar con proveedores y estar al día de las últimas novedades y de la oferta formativa necesaria para ir actualizando conocimientos y técnicas.

     

    Volver al menú del banco de ideas.

    © Concejalía de Empleo, Emprendimiento, Turismo y Comercio
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información