El intercambio de bienes y servicios con otros países siempre ha sido y es beneficioso para la economía en general ya que incentiva la competencia y permite a los ciudadanos acceder a una mayor variedad de productos.

    La posibilidad de ampliar mercados en el exterior ha sido un elemento esencial para el desarrollo económico mundial. Parece evidente que el mantenimiento de relaciones comerciales con otros países es positivo para el crecimiento.

    La exportación de una empresa dependerá no sólo de la dimensión de ésta sino además de la estrategia concreta que adopte para este tipo de actividad.

    Si una empresa decide exportar tendrá que analizar si tiene capacidad para ello y plantearse cuestiones diversas como son la situación financiera de la empresa, su capacidad de producción, los recursos humanos de los que dispone etc.
    Como anteriormente se ha mencionado, también es muy importante la estrategia concreta a seguir. Así, habrá que estudiar el mercado al que nos dirigimos, afinidades culturales con nuestro país, la renta per cápita, estabilidad política del país al que se exportará etc.

    Igualmente para exportar nuestros productos o servicios la empresa debe contar con una estructura adecuada. Adaptaremos la estructura tradicional de la empresa a las nuevas circunstancias dependiendo de la estrategia, de los objetivos y de los medios con los que contemos. Existen distintos modelos organizativos. Elegiremos el que mejor se ajuste a nuestras necesidades así como aquél que nos permita una cierta flexibilidad para adaptarnos a los cambios que nos aporta la nueva actividad que emprendemos.

    El de marketing es el departamento que tendrá un mayor protagonismo.

    Otra decisión muy importante para nuestra empresa en todo este proceso es la de la forma de implementación. Es decir, la forma en la que accederemos a los nuevos mercados. Podemos elegir hacerlo de forma directa, a través de una subcontratación o de forma compartida.

    Para llevar a cabo esta actividad, la empresa cuenta con diversos apoyos desde diversas instituciones y organismos públicos. Entre otros podemos mencionar el crédito oficial a la exportación, instrumentos fiscales o comerciales etc.

    Enlaces de interés:

    Información sobre comercio exterior.

    ICEX.

    Extenda.

    La participación igualitaria de hombres y mujeres es crucial para un crecimiento perdurable y aunque legalmente el principio de igualdad entre mujeres y hombres está reconocido, sin embargo las desigualdades de hecho siguen afectando a la mujer en distintos ámbitos.

    Por ello es necesario integrar la perspectiva de género, como herramienta que permita afrontar las causas de las desigualdades entre mujeres y hombres en nuestra sociedad, atendiendo las diferencias, y especialmente en el ámbito empresarial para intentar contribuir a la consecución de la igualdad de facto entre mujeres y hombres.

    Resulta destacable a la hora de extraer información estadística sobre el tejido empresarial las dificultades que representa el hecho de la escasez de fuentes de información estadística donde los datos vengan desglosados por sexo, lo que resulta significativo de la invisibilización de la mujer en el tejido económico.

    La mayoría de las mujeres emprendedoras tienen entre 25 y 44 años, etapa en la que deben realizar un doble esfuerzo para conciliar vida laboral y familiar. Destaca la falta de servicios públicos que faciliten la compatibilización de las tareas profesionales y personales con medidas como el incremento de guarderías públicas o la ampliación del horario escolar.

    La necesidad de conciliación del trabajo y la familia plantea una compleja problemática que ha de abordarse con reformas legislativas y promoviendo servicios de atención a la vida familiar.

    En este sentido la Ley 39/1999, de 5 de noviembre para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras, viene a establecer cambios legislativos en el ámbito laboral para que los trabajadores y las trabajadoras puedan participar de la vida familiar, dando un nuevo paso en el camino de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. El siguiente paso es que el empresariado reflexione sobre este tema y conozca qué puede hacer para favorecer la igualdad.

    Enlaces deinterés:

    Concejalía Igualdad de Oportunidades Ayuntamiento de Granada.

    Instituto Andaluz de la Mujer.

    Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades.

    PAEM. Programa de Apoyo Empresarial a Mujeres.

    Subvenciones para mujeres victimas de violencia de género.

    Ayudas a PYMES para la implantación de planes de Igualdad.

     

     

    En toda empresa necesitamos contar con recursos financieros para poder realizar los proyectos de inversión y llevar a cabo la actividad cotidiana. En este proceso conocido como financiación, encontramos distintas posibilidades o recursos que oferta el mercado, que es importante que la empresa conozca para que pueda disponer del que mejor se adapte a sus necesidades.

    La financiación básica de la empresa comprende los recursos propios y los externos.

    Los recursos propios se entiende formados por: el capital o aportaciones de socios y socias, las reservas y los resultados.

    Entre los recursos externos nos encontramos con instrumentos de financiación bancarios y no bancarios, que prestan terceros a la empresa de forma temporal, con la exigencia de devolución. Entre ellos nos encontramos: préstamo, crédito, descuento, capital-riesgo, préstamo participativo, pagaré, hipoteca, prenda, factoring, leasing, renting, forfaiting, entre otros.

    También nos encontramos con las subvenciones de capital que son las concedidas por las Administraciones públicas para el establecimiento o estructura fija de la empresa, cuando no sean reintegrables. Es importante conocer las distintas fuentes y tipología de ayudas y subvenciones existentes para el desarrollo de la empresa.

    En este sentido, a veces resulta complicado para la empresa conocer las distintas tipologías de ayudas y subvenciones existentes y que puedan ser aplicables a su empresa, dada la escasa disponibilidad de tiempo del empresariado y la dispersión en determinados supuestos de las subvenciones aplicables entre distintos organismos.

    Enlaces de interés:

    Microbank.
    Líneas ICO.
    ENISA.
    Ayudas e incentivos para empresas.
    Financiación y ayudas.
    Agencia de Innocación y Desarrollo de Andalucía.

    Introducción

    El desarrollo tecnológico –Internet, comunicaciones móviles, banda ancha, satélites, microondas, etc.– está produciendo cambios significativos en la estructura económica y social, y en el conjunto de las relaciones sociales.
    La información se ha convertido en el eje promotor de cambios sociales, económicos y culturales. El auge de las telecomunicaciones ha producido una transformación de las tecnologías de la información y de la comunicación, cuyo impacto ha afectado a todos los sectores de la economía y de la sociedad.
    Los espacios nacionales se han visto superados por las tecnologías de las información que no tienen fronteras: informaciones políticas, militares, económicas –especialmente financieras–, sociales, empresariales, etc. se intercambian y se transmiten cada día por todo el mundo, de manera que nuestra vida está condicionada en cada momento por lo que está sucediendo a miles de kilómetros de distancia.
    La información ha contribuido a que los acontecimientos que se suceden a escala mundial, continental o nacional nos resulten más cercanos, y que la idea de la "aldea global" de MacLuhan se vaya haciendo realidad. Nuestra visión del mundo está adquiriendo una nueva dimensión por encima de países, comunidades y localidades, lo mismo que le sucede a las empresas. Estamos ante un nuevo modelo social, la "sociedad globalizada", en el que las fronteras desaparecen en beneficio de los intercambios de ideas, mensajes, productos, servicios, personas...

    Importancia de las nuevas tecnologías

    Hoy en día, los progresos en las denominadas tecnologías de la información, que abarcan los equipos y aplicaciones informáticas y las telecomunicaciones, están teniendo un gran efecto. De hecho, se dice que estamos en un nuevo tipo de sociedad llamada Sociedad de la información o Sociedad de Conocimiento, que viene a reemplazar a los dos modelos socioeconómicos precedentes, la sociedad agraria y la sociedad industrial.
    En definitiva, resulta fundamental contar con la información oportuna para tomar las mejores decisiones en el momento adecuado. En esta situación las nuevas tecnologías de la información son muy relevantes. Permiten obtener y procesar mucha más información que los medios manuales. Así que las empresas invierten en ellas.
    Sin embargo, como cualquier tecnología, se debe tener presente que las TIC son sólo un instrumento (eso sí, muy potente y flexible) para la gestión de las empresas. Por tanto, es evidente que las nuevas tecnologías son un elemento imprescindible y en continuo desarrollo dentro de cualquier empresa. No obstante las tecnologías están mucho más presentes en las grandes empresas que en las medianas y pequeñas (PYME); esto se debe principalmente a la dimensión de la empresa y, como consecuencia, al ámbito de actuación de la misma y a su capacidad de inversión y gestión, aunque poco a poco esta diferencia se va acortando, ya que muchas PYME están empezando a ser conscientes de que el uso de las TIC es una cuestión clave para su expansión y supervivencia.

    La influencia de Internet

    Sin lugar a dudas, las nuevas tecnologías han llevado consigo un cambio espectacular y drástico en todas las empresas. En los últimos años cabe destacar a Internet como el elemento revolucionario, seguido de la telefonía móvil. En escaso tiempo Internet se ha hecho imprescindible en cualquier empresa, con independencia de su tamaño.
    Aun queda camino por recorrer, pero ya se empiezan a ver casos de empresas en las que los conceptos tradicionales desaparecen a consecuencia de Internet. Ya existen empresas que operan en Internet con un ámbito de operaciones mundial y, sin embargo, son consideradas pequeñas o medianas bajo los parámetros tradicionales de número de empleados o cifra de inversiones en activo fijo.
    La mayoría de la sociedad realiza un uso diario del ordenador, cuya utilización tiene lugar sobre todo en el hogar y en el centro de trabajo. Por tanto, podemos deducir, que gran parte del uso tiene un objetivo laboral (todo el tiempo empleado en el trabajo y parte del dedicado en casa, ya que muchas personas prefieren trabajar en casa. En cuanto al uso de Internet, es más reducido, sobre todo en las PYMES. Así, diversos estudios destacan que las organizaciones no están consiguiendo mejorar sus resultados empleando Internet por una o varia de las siguientes causas:
    Desconocimiento total o parcial de las importantes oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías en general e Internet en particular:


    Poco apoyo por parte de la dirección.
    Retorno de la inversión poco claro.
    Se subestiman las posibilidades que brinda Internet a la empresa.
    Falta de planificación en el proceso de integración de Internet.
    Falta de personal cualificado para este área.
    No se remodelan los procesos de la empresa para la correcta adecuación del negocio.
    No se tiene como prioritario.
    Resistencia al cambio.
    Falta de metodología en el desarrollo del proyecto.

    Con lo que, como se puede observar aún hay mucho camino por recorrer aunque muchas de ellas ya han dado el primer paso. Las PYMES tienen multitud de posibilidades en Internet, con un enfoque distinto a las multinacionales, pues sus inversiones son necesariamente mucho menores, pero tienen muchísimas posibilidades por delante.

    Las tecnologías aplicadas al Marketing

    Al igual que Internet, el Marketing ha ido ligado a la "empresa de los últimos años". Es el modo específico de ejecutar o llevar a cabo la relación de intercambio que consiste en identificar, crear, desarrollar y servir a la demanda. Es fácil pensar a partir de la definición, que la tecnología tiene una importancia vital dentro del Marketing. La tecnología en los últimos años ha transformado la oferta a la que se pueden optar; productos que hace años sólo estaban al alcance de unos pocos consumidores y unas pocas consumidoras, hoy en día son productos que se utilizan en todos los hogares. El ritmo al que se suceden las innovaciones está transformando el mercado de manera radical.
    En los últimos años, la explosión de la Sociedad de la Información y las mejoras en las comunicaciones ha dado lugar al desarrollo de aplicaciones y herramientas que permiten evolucionar y sacar el máximo provecho de los procesos de negocio tradicionales, facilitando así, por ejemplo, un claro aumento de la productividad y una sustancial mejora en la relación y conocimiento de la clientela. Sin embargo, la experiencia adquirida en los últimos años y la crisis del sector tecnológico en especial, han demostrado que la tecnología en sí no es una solución para las empresas, sino que su valor está en que facilita la mejora y optimización de sus procesos de negocio.

    Todas las soluciones tecnológicas se implantan primero en las grandes empresas, con mayor capacidad de inversión y recursos, pero una vez ajustadas al mercado y comprobados los beneficios que aportan, comienzan a introducirse gradualmente en las PYMES.

    Enlaces de interés

    Observatorio Nacional de las telecomunicaciones y de la SI.

    Instituto Nacional de Estadistica. Boletin informativo:El comercio electrónico y el uso de las NNTT.

    Informe sobre la sociedad de la información en España 2016. Fundación Teléfonica.

     

    © Concejalía de Empleo, Emprendimiento, Turismo y Comercio
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información