Servicio especializado en estudios de impacto ambiental, realización de informes y auditorías medioambientales, gestión cinegética y agroforestal, asesoramiento para la implantación de la norma UNE-EN-150 e ISO 14001, la Agenda 21 o sistemas de gestión medioambiental, formación en temas medioambientales y tramitación de ayudas para la implantación de medidas para la protección medioambiental y ahorro energético.
     

    Este tipo de empresa puede ubicarse en cualquier núcleo urbano que reúna en su área de influencia una concentración suficiente de empresas y administraciones medianas y grandes.
    Normalmente son los consultores los que visitan las empresas, sus clientes apenas visitan las consultoría, por ello aunque debe estar en un lugar accesible y cercano a los clientes la ubicación no es muy importante.

    El local por su parte deberá albergar una oficina básica, por lo que debe tener un mínimo de unos 30 m2.
     

    Este apartado está relacionado con la metodología propia de la empresa para diagnosticar, documentar, auditar o certificar en su caso.
    En general los servicios deben estar bien sistematizados, pero son tantos los posibles que resulta difícil explicar todos los procedimientos aquí. En la mayoría de ellos ya existe una normativa que indica los puntos básicos de los informes o certificaciones y los procedimientos más importantes.
    La alternancia de trabajo de campo con la de gabinete es imprescindible, así como el manejo de ordenadores, tecnologías avanzadas y el conocimiento del medio y de la legislación actual.
     

    Poco a poco se van implantando las políticas de protección medioambiental, dictadas a nivel europeo, estatal y regional.
    Esto supone trabajar dentro de un mercado en expansión que va ligado a la paulatina aplicación de esa normativa por parte de empresas y administraciones.
    Los clientes pueden ser por tanto:

    - Empresas que necesiten conocer, adaptarse a una norma, certificar su cumplimiento o ofrecer como valor añadido de sus productos el seguimiento de las normas medioambientales.

    - Administraciones públicas que se pueden encontrar en los mismos casos que las empresas o requerir estudios de impacto o estado ambiental, auditorias de empresas, o proyectos para el desarrollo de la Agenda 21 en su territorio.- Centros de formación que deseen o estén obligados introducir módulos relacionados con el medioambiente en sus acciones formativas.
     

    Son ya numerosas las empresas dedicadas a esta actividad por lo que es necesario hacer un importante esfuerzo de difusión que permita no sólo dar a conocer el servicio y posibilitar así la captación de clientes, sino concienciar e informar sobre las medidas a tomar en relación con la defensa medioambiental.
    Para ello es fundamental realizar visitas personalizadas (administraciones locales, empresas públicas y privadas), pero también tener una página web de difusión de los servicios en Internet, además de anuncios en páginas amarillas y similares, elaboración de folletos explicativos, etc. Sin olvidar que muchos servicios se ofertan a través de concursos públicos de licitación.
    Además hay que conseguir una buena imagen entre los clientes potenciales, cuidando entre otros aspectos la profesionalidad y el diseño de la marca y el logotipo.
     

    Serán necesarias para prestar los distintos servicios planteados, entre 2 ó 3 personas con formación genérica en gestión medioambiental y posibles titulaciones en ciencias ambientales, biología, química, ingeniería industrial ó civil. Dependiendo de la especialización de la consultoría también puede ser recomendable alguna persona con titulación en derecho, experta en derecho medioambiental.
     

    Introducir otros servicios como cooperación con Administraciones o entes públicos, puesta en contacto con redes de empresas interesadas en el intercambio de
    experiencias, o incluso generar redes comerciales. Otras innovaciones que se están produciendo están relacionadas con la aparición de nuevos servicios o necesidades como la formación medioambiental o las certificaciones medioambientales para dotar de un valor añadido a los productos.
     

    Se recomienda la incorporación de un software de gestión, así como analizar la posibilidad de ofrecer los productos a través del comercio electrónico, especialmente a clientes de otros lugares. También puede ser necesaria la utilización de programas informáticos de diseño gráfico y de tratamiento informático del territorio.
     

    Aunque la actividad de consultoría no está regulada por ninguna normativa especial, en el ámbito medioambiental existe un amplio compendio de normativa que deberá utilizar la consultora.

    En la página web del Ministerio de Medio Ambiente puede encontrarse un registro detallado de la normativa europea, nacional y regional en ámbitos como: la tutela ambiental; aguas y costas; atmósfera; conservación de naturaleza, flora y fauna; impacto ambiental; residuos, actividades clasificadas; ayudas y subvenciones y otros.
     

    Derechos de arrendamiento y fianza del local (a no ser que se cuente con el espacio, es mejor al principio recurrir al alquiler para no soportar el peso de la compra), adecuación de la oficina, equipos informáticos y de oficina, un vehículo, gastos de constitución y puesta en marcha y provisión de fondos:
    Mínimo 18.000 €.
     

    Es importante recabar información y contactar con organismos que concedan las ayudas relacionadas con la implantación de sistemas de protección y medioambiental y ahorro energético:
    Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico, IFA, ...

    Ministerio de Medio Ambiente: www.mma.es

    Consejería de medio Ambiente de la Junta de Andalucía: www.juntadeandalucia.es/medioambiente/

    Egmasa: http://www.egmasa.es/Default.aspx

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Pensamos en una pequeño centro de jardinería, que entre sus actividades económicas habituales abarque:
    1.- Producción de bonsáis de mediana y gran calidad.
    2.- Venta de bonsáis de calidad variada, procedentes de otros viveros.
    3.- Venta de herramientas, tiestos y otros complementos para bonsái.
    4.- Venta de plantas ornamentales variadas y sus complementos.
    5.- Asesoramiento sobre bonsái y jardinería en general.
    6.- Recuperación de bonsáis dañados y guardería durante periodos de vacaciones.
    7.- Diseño, preparación y mantenimiento de jardines, especializándose en los estilos orientales y andalusí.
    8.- Cursos de formación en el centro y en otros lugares sobre bonsái y jardinería. En el sector de bonsáis baratos y con pocos recursos económicos es difícil competir con viveros bien implantados en Cataluña y en Asia, por ello estamos pensando en comprar los ejemplares más asequibles y producir exclusivamente aquellos que den gran prestigio al vivero y permitan un precio alto. Tardaríamos al menos 3 años en cerrar un ciclo económico en la producción y venta de bonsái y algo más en llegar al umbral de rentabilidad dedicándose exclusivamente a bonsáis de calidad elevada. Para evitar problemas financieros se ofertaran otros productos, disminuyendo su peso en el negocio en la medida que las ventas de la especialidad lo permitan.

    Las plantas que se comercialice han de seleccionarse por su adaptación al clima y al agua del entorno, de lo contrario los costes de mantenimiento serán altos y las decepciones de los clientes por su mortandad, también serán numerosas.

     

    El terreno tiene que ser soleado y protegido de temperaturas y vientos extremos. Las costas mediterráneas y sus cercanías ofrecen buenas condiciones climáticas.

    El centro requerirá de una zona de exposición y cultivo en exterior y otras de invernadero para las especies más delicadas o para forzar su crecimiento, así como aparcamiento, recinto cerrado para exponer y almacenar complementos y útiles de trabajo, oficina, servicios y despacho de ventas. Tiene que ser accesible en vehículo y visible desde carreteras o lugares de paso transitados. La extensión mínima ha de ser de 600 m².

    Por su especialización debemos contar con una población global en un radio de 30 minutos en carretera de unos 80.000 habitantes. Debe implantarse en zonas donde estén generalizados los jardines privados. La Costa del Sol es un buen lugar, por características demográficas y climáticas, aunque hay que tener presente que ya existen centros similares en Marbella.

    El agua de riego no ha de contener ni mucha cal ni ser salobre. Y por supuesto, no debe tener limitaciones de importancia para acceder al agua de riego.
     

    Producción de bonsái:

    Se parte de especies forestales u ornamentales procedentes de otros viveros o recuperadas de espacios reconvertidos. Teniendo en cuenta la calidad que se pretende, han de ser de tamaño medio-grande. A lo largo de un mínimo de 3 años sufrirán dos tipos de transformaciones:

    - Paso progresivo a un tiesto de bonsái.
    - Modelación a través de podas, técnicas de alambrado y aplicación de tensores e injertos.

    El aprovisionamiento de otras plantas se realizara en viveros nacionales, y cuando el volumen de ventas lo permita se tantearán viveros orientales y holandeses.
    Se tanteará la posibilidad de que ceramistas españoles fabriquen piezas especiales a buen precio, así como la importación de tiestos y otros complementos. Tal vez sea necesario para ello la cooperación con otros viveros.
    Otros materiales procederán de almacenes nacionales.

    El cuidado de los bonsáis requiere de la posibilidad de instalar mantas de sombra durante las horas centrales del día en el verano de forma rápida y sencilla y de riegos en los que se incorpore el abono, así como una observación continua de las plantas y procedimientos prediseñados de intervención ante sus enfermedades.

     

    El mercado de la especialidad esta dividido en los siguientes sectores:

    - Tiendas y otros viveros no especializados.

    - Personas aficionadas.

    - Personas no aficionadas.

    El mundo del bonsái esta asociado a las ideas de lujo y de tiempo libre. En este sentido el incremento del poder adquisitivo de los españoles y una actitud más orientada hacia el disfrute activo del ocio está contribuyendo a que aumente el número de adeptos, pudiendo decir que comienza a estar de moda en ciertos círculos y zonas, así como que está creciendo el mercado.

    La venta de complementos, especialmente los difíciles de conseguir en otros establecimientos y las acciones de divulgación y formación, además de suponer una importante fuente de ingresos, contribuyen de forma efectiva a acercar los clientes al vivero y a aumentar la afición.
    En esta línea, el contacto con las asociaciones de aficionados del entorno es importante.
     

    Se plantean varios canales de distribución:

     A través de tiendas y viveros que se encuentren a una distancia máxima de 200 Km. Cuando el volumen de negocio crezca será posible vender a más distancia incluso a mercados internacionales la producción de más calidad.

     Directamente en el vivero, a clientes particulares.

     A través de asociaciones y eventos a los aficionados.
     

    Una explotación media puede requerir:

    - 1 persona para las tareas de Gerencia.
    - 1 persona para la dirección técnica (con formación especializada en ingeniería agrícola, botánica, ingeniería forestal) y con experiencia en viveros.
    - 1 Especialista en bonsáis.
    - 2 Técnicos/as en jardinería / viveros (Titulación en FP ciclo medio o superior).
    - 1 persona para tareas comerciales.
    - 2 personas para dedicarse a la venta directa.
    - 1 Auxiliar administrativo/a.
    - Personal no cualificado en función de la producción.

    Todo el personal debe estar bien formado en aspectos de atención al público y en prevención de riesgos laborables. Se debe preparar a parte del personal para sustituir temporalmente a las personas que se dedican a la venta y la comercialización. Así mismo, es necesario actualizar periódicamente a todo el personal en aspectos técnicos.

    Preparándose para la expansión a otros mercados, y tal vez teniendo los clientes actuales, se procurará y fomentará que el personal maneje idiomas, especialmente inglés.
     

    La técnica en los viveros avanza muy rápidamente, existiendo todo tipo de automatismos y de sistemas de control de las condiciones de crecimiento de las plantas, sin embargo en general resulta muy caro aplicarlas y es preferible instalarse en un lugar adecuado antes que controlar permanentemente aspectos como temperatura o ph del agua.
    Habrá que estudiar muy finamente estas inversiones.
    Organizar cursos de distintos nivel, tanto de bonsáis como de jardinería, para los clientes, podemos considerarlo como una innovación entre los viveros del sur.
    Se puede abrir una línea dedicada a ejemplares muy aptos para ser utilizados como parte de la decoración de espacios públicos.
     

    Utilización de programas de diseño gráfico aplicados a la jardinería que permitan previsualizar las modificaciones a realizar en las plantas y aquellos que permitan conocer y controlar las condiciones ambientales, tanto atmosféricas como del suelo.

    Utilización de páginas Web, Internet y comercio electrónico con fines comerciales, de comunicación y de imagen. Se recomienda la incorporación de un software de gestión, para pequeños comercios.
     

    Plan Andaluz de Orientación Comercial, Ley de Comercio Interior de Andalucía (Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía).

    REAL DECRETO DE 22-12-1993, núm. 2273/1993 MINISTERIO DE AGRICULTA, PESCA, Sobre producción de plantas y semillas en viveros.

    Ley 11/1971 de Semillas y Plantas de Vivero.
     

    Es necesaria una furgoneta y un sistema de riego con ciertos automatismos. Además de los útiles de jardinería y de oficina es aconsejable material para el análisis de muestras de tierras, plantas, plagas y agua.
    La inversión dependerá de la extensión del terreno, de la tecnología y automatismos aplicados y de su ubicación.

    La inversión mínima puede rondar los 120.000 €.
     

    Existen asociaciones de bonsáis por todo el país. En Granada se encuentra la Asociación de Amigos del Bonsái, cita en el Restaurante Los Llanos en la Carretera de Armilla a Alhendín, S/N.
    Mistral (en Tarragona) suele informar y formar a los empresarios y técnicos que venden sus productos.

    Revistas
    - Bonsái actual
    - Bonsái autóctono.

    Información comercial:
    Instituto Español de Comercio Exterior: www.icex.es
    www.mistralbonsai.com

    Información técnica:
    www.portalbonsai.com
    www.infoagro.com/semillas_viveros
    www.montes.upm.es/fundacion/catálogo_de_publicaciones.htm
    www.agrodigital.com
    www.ecoportal.com.ar/dir/agricultura.htm

    Formación:
    www.bonsaikebana.com/bonsaivirtual/home/frame3.html
    www.ateneumao.org/cast/ateneo/memoria_01_02.htm
    www.asakiyumemishi.com/gunkan/cjapo2/index_mostrar.php?index=11

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Esta idea de negocio consiste en la explotación de una granja de avestruces dedicada a la cría, engorde y venta de estos animales.El gusto por los alimentos bajos en calorías y el empeño de algunos chefs de lujo, están poniendo de moda al avestruz. Además de los conocidos parabienes nutricionales, su gusto es excelente, a medio camino entre la ternera y el buey.

    Del avestruz todo es aprovechable: carne, piel, plumas y huevos. Es un animal longevo, que vive casi 80 años, tiene una tasa de mortalidad baja y se adapta muy bien a la climatología española. Como actividad ganadera es novísima en nuestro país.
     

    Aunque el avestruz se adapta muy bien a los cambios climáticos, es importante situar la granja en terrenos no rocosos, en zonas con niveles de pluviosidad moderados y con buen drenaje.

    Debes controlar el entorno donde vayas a ubicarla (calidad del agua, plagas de insectos y roedores, de plantas tóxicas en los corrales...).

    Las instalaciones básicas de un granja de ciclo completo, considerando como tal aquélla en la que se cuenta con tríos reproductores e instalaciones adecuadas para realizar la puesta, incubación, nacimiento y engorde de los pollos de avestruz serían las siguientes: un almacén, una sala de incubación y nacimiento, corral para pollitos hasta 3 meses de edad, parque para pollos de 3 meses en adelante y parque de reproductores.

    El número de unidades y dimensiones de las mismas, dependerán de la capacidad de producción efectiva de la granja. No existen unos criterios claramente definidos sobre los espacios mínimos de los recintos y corrales de cría y engorde, pero según recomendaciones comunitarias, la disponibilidad de terreno para un trío de reproductores (dos hembras y un macho) será de unos 2000 m2. Este espacio debe estar convenientemente cerrado con una malla metálica de 2m de
    altura, y en su interior deben colocarse los comederos y bebederos adecuados.

    Es importante un buen montaje de corrales que permita una fácil y correcta desinfección y limpieza de los mismos. Los accesos deben ser adecuados a los medios de transporte para facilitar la carga y descarga de animales.
     

    No existe un modelo único de explotación en cuanto a la forma de orientar el negocio, sino que, en función de los recursos económicos y dimensiones del terreno disponible, la explotación la puedes iniciar partiendo básicamente de las siguientes situaciones:

    A. Incubación. - Es probablemente la opción más beneficiosa. (se requieren, sin embargo, fuertes inversiones en incubadoras y aparatos, además de un equipo humano experimentado en incubación.

    B. Pollitos recién nacidos. - Se requiere poca inversión para adquirirlos, si bien hay que disponer de instalaciones de protección idóneas. El índice de mortandad es del 10-20 por ciento.

    C. Pollos de tres meses. - Se requiere mayor inversión inicial, los costes en instalaciones de protección son relativamente bajos. El índice de mortalidad es 15-25 por ciento.

    D. Pollos de 6 meses. - Se trata de animales más duros y resistentes, en los que resulta más fácil de advertir sus cualidades. Su coste inicial es más alto. El índice de mortandad, salvo situaciones excepcionales, es prácticamente nulo. Animales de 1 a 2 años. - Ello permite adaptar y formar, en un futuro próximo, tríos reproductores (1 macho y 2 hembras) El coste inicial de los animales suele ser alto. Las instalaciones requeridas tienen un coste relativamente bajo.

    E. Animales adultos de probada fertilidad. - Machos de 4 años o más y hembras de 3 años o más. Es la opción más cara, pero permite realizar el ciclo reproductor completo. Se requieren terrenos amplios.

    Con la ayuda de expertos debes diseñar la granja a tu medida, decidir la estructura y la dimensión del negocio. Como suele ocurrir, cuanta mayor capacidad inversora poseas, mayor rentabilidad obtendrás. Aquí exponemos dos posibilidades:


    Comprar sólo crías o bien hacerse con una cabaña de animales reproductores.
    Con la primera opción tu inversión resultará más económica. No obstante Los pollitos de un día a un mes requieren muchos cuidados y especializarte en esta forma de negocio, ya que las posibilidades de riesgo de que algunos mueran si no tienes unas adecuadas instalaciones o no eres un buen especialista en la materia son altas. Necesitarás una nave para al menos dos tandas de un 1 día a 30 días y de 30 a 60, aunque lo aconsejable es que se tengan al menos cinco tandas de pollos. Es recomendable que separes las diferentes tandas de edades hasta los tres meses.

    Otra de las posibilidades es la de adquirir animales de reproducción probada, de alrededor de 3 años (un macho y dos hembras) Asegúrate sobre la calidad genética de los mismos. La compra sólo de reproductores adultos no sea quizás la forma más recomendable de iniciar este negocio, pues supone una inversión inicial más elevada que si se comienza con aves juveniles. Pero es una opción valida en la medida que la producción y la multiplicación de la masa se efectúa a corto plazo, así como la comercialización de los productos. Cada hembra pone al año entre 5 y 70 huevos, alguna mas de 100 huevos. Por consiguiente la inversión se rentabilizará antes.
     

    El sector del avestruz es una ganadería muy joven, y tras un crecimiento exponencial en los años 1995-2000 debido a las crisis alimentarías, ha entrado en una fase de asentamiento. En la actualidad las granjas existentes se caracterizan por haber consolidado una buena cabaña de reproductores, haber aumentado considerablemente la UTH (Unidad trabajo hombre) y en haberse dedicado en muchas ocasiones a crear pequeños nichos de mercado.

    Precisamente, España presenta unas buenas condiciones para exportar a Europa, ya que en los países más fríos estos animales son poco fértiles. Se van consolidando importantes explotaciones que están abriendo buenos canales de comercialización de carne. La cría de estas aves de origen africano, son en definitiva, la inversión de moda. Por tres razones: primera, tienen una vida reproductora comercial muy amplia, que va de 20 a 25 años y unas tasas de fertilidad muy altas (70 huevos al año por hembra); segunda, de estos animales se aprovecha todo y de ellos se obtienen numerosos productos para el consumo humano: huevos, carne, cuero, plumas, aceites; y tercera, la creciente demanda, hace de los avestruces una inversión con rentabilidad segura, eso sí a medio y largo plazo.

    Hoy por hoy el principal cliente es el mercado Europeo, en España aun la demanda es baja, debido a una falta de redes de distribución y una buena política de difusión y publicidad. Es importante que los consumidores contemplen este tipo de carne como un elemento opcional más y pierda la categoría de "exótico. Una vez perdido "el miedo" al consumo de una carne desconocida y con la cultura creciente del alimento sano, su demanda, parece que va incrementándose geométricamente.
     

    Del avestruz todo es aprovechable: carne, piel, plumas y huevos. La carne es el principal producto, aunque en algunos países, como los africanos, es la piel. La carne, a diferencia de las demás aves, es rojiza, como la de la ternera, suave, y con muy poca grasa.

    Otro de los productos que se obtiene de este animal es la piel. Es de una gran calidad, se está utilizando en las pasarelas de moda por gente tan importante como Armani. Con ella se está confeccionado todo tipo de prendas de vestir y complementos: chaquetones, bolsos, zapatos, carteras, llaveros, etc.

    Con los huevos vacíos se abre un abanico de posibilidades para la imaginación. Se venden en las tiendas de "souvenir" en forma de barcos, ceniceros, floreros, etc, se pueden decorar enteros con unas perforaciones para vaciarlos, partidos por la mitad o simplemente trozos decorados.

    Las plumas se utilizan para la industria de la decoración, del espectáculo y como relleno en cojines, almohadas, edredones, etc También son estupendas para la confección de plumeros para el hogar. La grasa del avestruz igualmente es aprovechable. Se puede obtener de 3 a 4 Kg de aceite que utiliza la industria de la cosmética. De su pico ancho se obtienen ceniceros y objetos de decoración que también se utilizan en las tiendas de "souvenir". Con las uñas se están realizando elementos decorativos, tales como pisapapeles, etc. 

    Las avestruces podrás venderlas al matadero como carne, o vivas a otros nuevos criadores. La mayor rentabilidad según determinados expertos se obtiene con el sacrificio a una edad joven, ya que a partir de 12 meses en adelante el índice de transformación alimento / carne se eleva y por tanto es menos productivo. Para recuperar la inversión deberás esperar al menos un año para vender la carne, tiempo en el que las avestruces consiguen un peso aproximado de entre 100 y 125
    kilos. Sin embargo, evita caer en el cuento de la lechera. No todo serán ganancias seguras, ya que algunos expertos sitúan el índice de mortalidad de las crías recién nacidas en alrededor del 30 llegando en algunos casos hasta un 50 Por lo general, después del primer año habrás recuperado tu inversión y en el segundo ya estarás preparado para ganar y/o para reinvertir.

    Es importante crear redes de cooperación entre los diferentes productores para abrir canales de distribución y comercialización de estos animales y de sus productos.
     

    El personal necesario para llevar la explotación sería básicamente el emprendedor/a o encargado/a fijo de la explotación y una eventual ayuda temporal.

    El equipo deberá contar con una adecuada y completa capacitación en la cría de estos animales, en especial en la fase de incubación. Es importante contar con un asesoramiento especializado al inicio, por cuanto la crianza de estos animales es un negocio de reciente expansión y en el que persisten muchas interrogantes de manejo.

    Se contará además con colaboradores externos como veterinarios / as, técnicos especialistas en asesoramiento y asistencia técnica y en selección de material genético etc.
     

    Actualmente se esta prestando una especial atención a las investigaciones en la mejora de la especie, amparada en la asesoría de expertos genetistas, con el fin de lograr la disposición de reproductores que produzcan la mayor cantidad de pollos vivos, para que éstos alcancen un peso óptimo para el sacrificio en el menor tiempo posible, que hoy se estima en once meses.

    Enfocar esta actividad como ganadería ecológica, le confiere un valor añadido a su comercialización. Esto implica el cumplimiento de normas estrictas en cuanto a formas de crianza, alimentación, etc. La Junta de Andalucía, en este sentido con la aprobación del plan estratégico de agricultura ecológica (2000-20006), está impulsando la producción de una ganadería y una agricultura de calidad como alternativa para un desarrollo sostenible con respecto al medio ambiente.
     

    El uso de Internet como herramienta para la difusión y promoción de este tipo de ganadería, permite mejorar la comunicación entre el sector y otros agentes como comercializadores, empresas de transporte, empresas de servicios. etc.

    Por otra parte se recomienda la incorporación de un software de gestión para explotaciones agrícolas, así como analizar la posibilidad de ofrecer los productos a través del comercio electrónico.
     

    Normativa Andaluza sobre Agricultura Ecológica (Orden de 26 Septiembre de 2000, Boja, nº 118, 14/10/2000)

    Normativa Comunitaria sobre Agricultura ecológica (Reglamento nº 2092/91 y Reglamento nº 2078/92.
     

    Entendiendo que el emprendedor/a disponga del terreno, no inferior a 2000 m2 para cada trío, la inversión inicial para una granja de ciclo completo sería de unos 120.000 € (acondicionamiento y cercado del terreno, compra de tríos reproductores, equipos de incubación, lámparas de infrarrojos, instalaciones para alojar las crías de hasta 3 meses, corrales para crías de 3 a 12 meses, etc). Otros equipos requeridos serán pesas, ovoscopio, grupo electrógeno, bandejas, etc.

    Debes contar además con un circulante para hacer frente a los gastos corrientes en personal, alimentos, veterinarios, luz, agua.
     

    Asociación española de criadores de avestruces (www.acade.es)

    Real Escuela de avicultura

    Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (www.caae.es)

    Plan estratégico de Andalucía sobre Agricultura Ecológica 2000-2006 (Conserjería de Agricultura y Pesca de la Junta de
    Andalucía)

    Centro de Investigación y Formación de Agricultura ecológica y Desarrollo Rural - Santa Fe, Granada- (Consejería de
    Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía)

    Enlaces de interés:

    http://www.avicultura.com

    http://www.portalbesana.es

    http://www.fao.org/docrep/V6200T/v6200T04.htm

    http://www.agritecsoft.com/es/?viewCat=6

    http://www.oronegro.com.mx/articulos/index.php?tema=7

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Empresa dedicada a la cría de caracoles terrestres -destinados a la alimentación humana- en un ambiente controlado.

    El caracol es un molusco rico en proteínas, tiene un elevado contenido en minerales, entre los que se encuentran el calcio, magnesio, hierro, zinc y cobre, y tiene una escasa proporción de lípidos. Su carne es sabrosa y está libre de pesticidas, plaguicidas y otros venenos que podría haber ingerido de haberse criado en el campo. Así, el riesgo de intoxicación humana es inexistente.
     

    El terreno donde ubiques el criadero debe contar con unas características determinadas en cuanto a ph, humedad, agua.
    La estructura será como la de un pequeño invernadero, análogo a los que estamos acostumbrados a ver en horticultura, con unos detalles especiales para el control de la cría. La extensión mínima requerida será de 500 m2, con agua y electricidad. En el interior se colocan módulos sobreelevados donde se cultivarán vegetales y se desarrollaran los caracoles. Cada modulo debe contar con irrigación por aspersión.
     

    La cría de caracoles consta de cuatro fases: hibernación de reproductores, reproducción, primera fase de cría o “nursery” y segunda fase de cría o engorde. Puedes bien dedicarte a la reproducción o al engorde. Generalmente, Francia es el país al que se acude a comprar las crías de caracol.

    La dificultad del negocio, actualmente, está en la reproducción, ya que muchos caracoles no pasan a la 1ª fase de cría. Además, son pocas las empresas que se dedican a esta fase del proceso, de ahí que sea preciso acudir al país vecino para comprar las crías.

    Los caracoles que en España tienen un mayor interés para su cría en cautiverio son los de la familia Helix (helix Aspersa y helix pomatia), por ser los que tienen un mayor valor gastronómico en todo el mundo.

    Debes analizar qué modelo de criadero es el que se adecua mejor a las características climáticas de la zona, al espacio físico y a tus posibilidades de inversión. Se han desarrollado diferentes modelos, unos más rústicos y otros más innovadores: sistema cerrado intensivo (desarrollado todo en el interior), sistema abierto exterior (el recinto estaría limitado con una malla especial resistente a la intemperie, sin estructura de protección o mediante mallas térmicas), sistema intensivo en invernadero y sistema mixto (consiste en el desarrollo de la reproducción en local cerrado, y engorde en el exterior).

    El sistema abierto es de mas bajo coste y no presenta dificultades de manejo. Consiste en un terreno limitado por un cerco de 90 cm de alto de red especial y con un sistema de irrigación por aspersión en toda la superficie, con hileras de cultivo que cumplen el rol de hábitat y alimento (repollo, acelga, etc).

    Debes tener en cuenta que con este sistema no podrás controlar los parámetros oportunos, necesarios para la cría del caracol, así como sus índices de productividad.
     

    La cría de caracol ha irrumpido en nuestro país con fuerza en los últimos cinco años, coincidiendo con la expansión de su consumo por la necesidad de alimentos más ecológicos y ricos en proteínas altamente biológicas, y también, por otra situación a la que estaremos habituados en el futuro: la reducción de caracoles como recurso natural en nuestra geografía y en toda Europa.

    Las poblaciones naturales de caracoles, que son la base del suministro comercial en los países de la comunidad europea, están sufriendo una continua y alarmante disminución, y, en algunas regiones, ya han sido diezmadas como consecuencia de la recolección masiva e indiscriminada.

    El uso de productos tóxicos en la agricultura y ganadería (herbicidas, fungicidas, insecticidas, etc.) y la reducción de su hábitat natural por la utilización de las tierras para otros fines, agravan aún más la situación. Como consecuencia, su cría en cautiverio es una necesidad ineludible.

    Los principales consumidores de caracoles son los franceses, italianos, españoles, alemanes y suizos. Se están incorporando otros países como Japón y Estados Unidos, que ha duplicado su demanda en los últimos años. Actualmente el producto es deficitario en la Unión Europea y hay datos que
    aseguran que cuantitativamente estaría establecido entre 100.000 y 150.000 toneladas.

    El mercado gastronómico sigue siendo la piedra angular y requiere continuidad, ya que el caracol es un producto estacional, que sólo puede dejar de serlo si los criadores son capaces de asegurar su presencia en el mercado. Esto quiere decir, que actualmente en España y en la mayoría de los países europeos, la oferta de caracol es mayoritariamente silvestre. Es esta realidad la que nos hace augurar un mayor provecho de los criaderos y de la expansión en su implantación. Nos encontramos, por tanto, ante un mercado en auge y potencialmente muy rentable.
     

    La venta del caracol puede hacerse en vivo, congelado o en conserva. En España el más extendido es el primero, siendo Francia donde hay más manipulación de este producto. Últimamente han surgido nuevos subproductos como el “caviar de caracol”, el paté de caracol, pasta con caracol e industria farmacéutica y cosmética.

    Si vas a comercializar tu producto en vivo, puedes realizarlo utilizando bolsas, sacos o cajas de madera. Tienes que tener en cuenta la competencia que supone el caracol silvestre que alcanza precios más bajos en el mercado, por lo que la producción en ecológico tiene que ser el valor añadido en tu producto.
     

    Una capacitación adecuada, a través de cursos especializados, te permitirá no dejar margen a la improvisación, que en esta actividad representa un peligro y una serie de riesgos que pueden significar pérdidas inevitables. Conocer profundamente al animal que pretendes criar es fundamental, aprender a criarlo es ineludible.

    Se trata de una actividad de tipo intensivo en la que la mano de obra es uno de los componentes principales en los costes de producción.
     

    La investigación y la innovación en este tipo de negocio constituyen en sí mismas nuevas alternativas de negocio. Se están realizando estudios sobre los modelos de criaderos que permitan una mejora en la calidad del producto, así como en el control de las diferentes fases de la producción.

    Son igualmente interesantes las investigaciones que se están llevando a cabo en la industria cosmética, farmacéutica y agroalimentaria.
     

    El empleo de tecnología avanzada es cada vez más importante, ya que permite crear ambientes controlados, facilitándote las tareas a desarrollar, permitiendo un
    seguimiento sanitario más optimo, un control de la alimentación, de las fases de producción, de las condiciones climáticas del recinto, así como de la reducción de la mortalidad.
     

    No hay datos disponibles
     

    La elección del sistema de cría y por tanto, de los elementos que vayas a utilizar (jaulas, mesas de cría, diseño de recintos, módulos verticales, inclinados, etc) determinarán la inversión que tengas que realizar.

    El acondicionamiento, desinfectación del terreno y el cierre de éste tendrá un coste aproximado de unos 6.000€.

    La construcción del criadero la puedes realizar con ingenio, creatividad y un poco de dinero: Necesitarás una estructura metálica pequeña que puede ser de segunda mano; puedes elegir entre las denominadas "túnel", (9 euros/m2), o por una estructura de capilla o multitúnel, cuyo precio es superior.
    Además, debes comprar malla de sombreo para el exterior, con objeto de crear las condiciones climatológicas adecuadas para poder engañar al caracol (humedad, sombra, etc), vallado perimetral y sistema de riego.

    Las especies más recomendadas para su cría son "Helix Aspersa" o también denominada "Petits Gris" y "Helix Aspersa Máxima" o "Gros Gris". Estas crías tienen un precio en Francia de 7,47 € para 1.000 unidades del primer tipo de cría y de 6,25 € para mil unidades de las segundas.Si compras
    reproductores necesitarás un frigorífico para la hibernación, acondicionar una sala destinada a la reproducción e incubación y recipientes o cajas especiales destinadas a tal fin.

    En cuanto a las existencias es necesario pienso de cría o plantas de diferentes tipos.
     

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    Empresa dedicada a la cría intensiva de lombrices, con fines agrícolas y medioambientales.

    La lombriz transforma el material de desecho (basura urbana, estiércol, restos de cosechas y podas.), en humus, es decir en abono orgánico, ayudando a mejorar la calidad de los suelos, y por consiguiente la producción agrícola y el medio ambiente.

    El reciclaje de todos los residuos llamados desechos, es fundamental en este sistema y es además un incentivo que hace más atractivo el sistema de producción.

    La Lombricultura es una alternativa simple, racional y económica al problema de la contaminación del suelo y medio ambiente, ayudando a conservar e incrementar la biodiversidad.

     

    Para poner en funcionamiento esta idea de negocio no necesitas de una gran extensión de terreno. Aunque no sea relevante el lugar donde ubiques el criadero, si debes pensar bien el diseño de las cunas de cultivo. Ubícalas en lugares de sombra y fresco para conservar una humedad constante en los lechos. También conviene que tengas precaución y controles los peligros externos como aves, ratas y hormigas que pueden dañar la producción.

     

    Hay diversos métodos para la cría de lombrices, desde la utilización de tolvas, tanques y cajones de madera, hasta fosas cavadas en campo abierto.

    El mejor sistema es criarlas en lechos de 1m. de ancho por 3m. de largo y cincuenta centímetros de profundidad (siempre sobre la superficie del terreno a emplear).

    Hacer lechos más profundos no conviene por varias razones, especialmente porque se hace difícil la extracción del humus y además no se favorece la aireación.

    En estos lechos se colocará la materia orgánica, y a continuación las lombrices. El abono producido se recogerá cada 3 o 6 meses. No conviene que remuevas las camas ni manipules las lombrices con horquillas y palas para evitar los altos índices de mortalidad.

    Puedes empezar con uno o varios núcleos de lombrices (unas 30.000 / núcleo).

    Es aconsejable empezar con unos diez o quince núcleos por los siguientes motivos: si empiezas con muy pocas lombrices tardarás demasiado tiempo hasta llegar a conformar un criadero con fines comerciales, pero tampoco es bueno empezar con grandes cantidades si no eres una persona experta en el manejo de este cultivo.

    Para adquirir las lombrices debes buscar un productor cercano, ya que resulta costoso enviar seres vivientes a grandes distancias, y mas aun si las cantidades a enviar son pequeñas.
    A la hora de comprar núcleos, ten en cuenta la cantidad de lombrices que hay en cada cajón (las lombrices deben ser visibles en buena cantidad por metro cuadrado) y asegúrate que estén libres de plagas y enfermedades. La procedencia es fundamental para iniciar un buen criadero. Recuerda que éstas son la materia prima de tu producción.

    El humus de lombriz es un fertilizante biológico, inodoro e inocuo, que no perjudica los cultivos aunque se aplique en exceso, posee todos los elementos esenciales para la nutrición de las plantas (nitrógeno, fósforo, potasio), acompañados de una flora bacteriana importantísima que permite la recuperación de sustancias nutritivas retenidas en el terreno, así como la transformación de otras materias orgánicas.
     

    Es un mercado en expansión con grandes vetas comerciales en todo el mundo. Actualmente, en Europa es mayor la demanda que la oferta tanto de lombrices como de humus.

    En el ámbito local los potenciales clientes serán desde agricultores que emplean abonos orgánicos, los viveros, hasta los acuarios y amantes de la pesca.

     

    La Lombricultura tiene la ventaja de tener diferentes y variadas alternativas comerciales.

    El humus de lombriz es el producto más conocido y fácil de vender, por sus múltiples aplicaciones en viveros, granjas, jardines y en plantaciones agrícolas, mejorando notablemente las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo. Este abono orgánico puedes venderlo en bolsas de 2 y 6 Kg ó en sacos de distintos tamaños: 22,10 o 2 Kg.

    También puede venderse la lombriz viva para producción de carne de lombriz o harina de lombriz, con un alto nivel de proteínas. Recuerda que los pescadores y acuarios son también tus potenciales clientes, ya que emplean este animal para encarnar y alimentar los peces.
     

    No es necesaria una formación especializada. Sin embargo, es recomendable, que antes de introducirte en el negocio, te asesores e informes en los centros de formación agrícola de tu zona sobre las técnicas y sistemas de criadero más adecuados.

    No necesitas dedicarle mucho tiempo al negocio, por lo que la contratación de personal en un primer momento no es necesaria.
     

    Hoy en día, la Lombricultura es considerada en sí misma como una biotecnología. Se ha inspirado en el proceso que las lombrices han realizado durante millones de años en la naturaleza, pero se ha industrializado de tal manera, que en un periodo de tiempo más corto y en un área más reducida, puede lograr un producto que mantiene la misma calidad de aquél que se podía obtener en un bosque: el humus.

    Con la utilización de tecnologías adecuadas se están obteniendo de su carne harinas con niveles promedio de hasta un 73 por ciento de proteína, perfectamente utilizable en alimentación humana y animal.
     

    Sería recomendable la utilización de un sencillo sistema informático de gestión para llevar el control de gastos e ingresos, proveedores, etc.
     

    No hay datos disponibles
     

    Se trata de un negocio altamente rentable con un mínimo de inversión. No requiere demasiada mano de obra y el coste de mantenimiento es bajo.

    La inversión inicial es accesible a todos/as y naturalmente depende de tus intereses como productor/a. El desembolso más significativo que tendrás que realizar será para la compra de los núcleos de lombrices vivas. Pero ten en cuenta que esta inversión la haces una única vez, ya que éstas se reproducen con rapidez. El precio de un lecho de 2x1 metros te costaría aproximadamente unos 200 €.

    En cuanto a herramientas, necesitarás una carretilla, una horquilla (sin puntas filosas para no dañar la lombriz), una envasadora, mangueras, palas, rastrillos y si es posible un termómetro, un medidor de ph y un medidor de humedad.

    Como ves, herramientas que en todo jardín o huerto se pueden encontrar y no son demasiado caras.
     

     

    Volver al menú del banco de ideas.

    © Concejalía de Empleo, Emprendimiento, Turismo y Comercio
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información