Turismo de reposo


    Consiste en la creación de un centro donde se puedan encontrar todo tipo de servicios orientados a la salud, el descanso y el ocio.
    Se combinan actividades propias de los balnearios (si son aguas minero– medicinales) o spa (tanto en el ámbito de los tratamientos tradicionales como de nuevos programas de puesta en forma), con terapias programadas (yoga, tai-chi, músico terapia, meditación...), aprendizaje de hábitos de vida saludables (charlas y conferencias, talleres sobre salud, alimentación o crecimiento personal, etc.) o excursiones a lugares de interés del paraje natural en el que nos encontramos.
    La finalidad es promocionar hábitos de consumo respetuosos con el medio ambiente y con el individuo y su salud y dentro de esto fomentar las actividades de ocio y tiempo libre ligadas al cuidado del cuerpo y de la mente.
     

    Es muy importante elegir bien el lugar donde se va a ubicar el establecimiento, por lo que será necesario hacer un estudio previo de la zona, teniendo muy en cuenta las comunicaciones y atractivos del entorno.
    El local debe ser amplio, y situado en una zona tranquila que permita el contacto con el medio natural.
    Aunque se puede reducir en función de las actividades elegidas definitivamente, deberá disponer de zona de alojamiento (habitaciones, comedores,...), zona de balneario o spa y salas para las actividades programadas o talleres.
     

    Será necesario estructurar la prestación de los distintos servicios, de forma que dentro de la organización de actividades se puedan cubrir las demandas de los clientes.
    Puede ser interesante una recepción individualizada de los clientes para informar de los servicios y actividades y ver preferencias y disponibilidad de los clientes a la hora de acceder a las mismas.
    Los aprovisionamientos deben estar planificados de cara a no dejar sin cobertura ningún servicio y ante la variedad de los mismos será imprescindible contar con una importante cartera de proveedores.
    También es interesante contactar con otras actividades cercanas de cara a poder complementar nuestra oferta.
     

    Las nuevas formas de turismo, las últimas tendencias y alternativas y los nuevos destinos turísticos conllevan mayor diversificación en los servicios prestados buscando otras formas de concebir el tiempo libre y los periodos vacacionales.
    El turismo de salud y belleza es una de estas nuevas fórmulas, siendo una de las ramas turísticas con mayor crecimiento; según datos de la consultora DBK, el crecimiento en los tres últimos años ha sido de un 17 por ciento esperándose un incremento en el sector de cerca del 20 por ciento para este año y de un 17 por ciento para 2004.
    Esta actividad va dirigida a todo tipo de clientes, la única diferencia es la motivación a la hora de acceder a estos servicios (tratamientos de salud o belleza, descanso, reducción de estrés, búsqueda de un entorno natural; etc.).
    La media de edad del cliente ronda los 40 años, si bien va descendiendo poco a poco.
     

    En este tipo de actividad es importante no sólo transmitir, sino ofrecer una buena imagen y calidad, tanto de servicios, instalaciones, cualificación del personal, etc. Para la comercialización y venta de servicios es interesante realizar una buena campaña de difusión, así como contactar con agencias de viajes e incluir anuncios en revistas especializadas, sin perder de vista que el "boca a oído" va a ser nuestra principal publicidad.
    Aunque se puede contar con un volumen mínimo de ingresos derivados de los clientes de tratamientos de salud (por su continuidad), habrá épocas de mayor actividad, principalmente fechas festivas y estivales.
     

    El número de personas variará en función de la capacidad del establecimiento, así como del número de actividades organizadas. Puede suponer una plantilla de entre 10-15 personas que en todo caso deberán tener un nivel mínimo de formación y experiencia así como las titulaciones exigidas.
    Las áreas de servicios para organizar la actividad como mínimo han de ser 5 (área médica, de mantenimiento, de gestión, talleres y alojamiento).
     

    La actividad en si ya es innovadora, pero ante el crecimiento del sector y la previsible incorporación de nuevas empresas, cualquier actuación que suponga un valor añadido a nuestra empresa será un punto a nuestro favor.
    Incorporar tratamientos o terapias innovadoras, actividades lúdicas o un parque infantil para las familias, puede suponer nuestra diferenciación con respecto a la competencia.
     

    Respecto a la aparatología, tendremos que tener siempre en cuenta las últimas apariciones en el mercado de cara a ofrecer los servicios más innovadores.
    Para la promoción y la gestión de la empresa es imprescindible la presencia en Internet, ofreciendo el servicio de reservas online.
     

    - Ley 12/1999 de 15 Diciembre del Turismo.
    - Autorización administrativa de la Consejería de Salud.
     

    Si hacemos una valoración de los gastos de constitución y puesta en marcha, el equipamiento y aparatología, mobiliario completo de todo el establecimiento, y equipos informáticos, necesitamos al menos realizar una inversión de entre 700.000 y 900.000€.
    El resto de la inversión, dependerá de la disponibilidad y necesidad de acondicionamiento y reforma del centro.
     

     

    Volver al menú del banco de ideas.

    Novedades

    © Concejalía ​Empleo,​ ​Emprendimiento y Turismo
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información