• electrician-3645069_640.jpg
    • empleo_emprendimiento_granada_1.jpg
    • empleo_emprendimiento_granada_2.jpg
    • empleo_emprendimiento_granad_3.jpg
    • laboratory-2815641_1920.jpg
    • student-3891016_1920.jpg

     


    Empresa especializada en trabajos de conservación y restauración del patrimonio histórico-artístico, abarcando un amplio conjunto de materiales (madera, piedra, vidrio, pintura, escultura y otros objetos como textiles y encuadernaciones) y ofreciendo servicios complementarios como asesoría en la materia, informes y estudios artísticos o históricos, catalogaciones, difusión del patrimonio...
     

    La empresa deberá disponer de un taller para la restauración de objetos artísticos tales como cuadros, esculturas y otros objetos.
    Lo más conveniente sería encontrar un local que reúna las condiciones apropiadas de luminosidad, ventilación y aislamiento, y que no suponga una carga excesiva para los costes fijos.
    Como tampoco es necesario que el taller se encuentre céntrico, cualquier ubicación periférica puede valer.
     

    La empresa deberá realizar una gestión integral de los proyectos de restauración que acometa, desde la fase de elaboración de presupuesto, al diagnóstico, la elaboración del proyecto, la ejecución del tratamiento seleccionado y la entrega.
    Será necesario dominar el amplio conjunto de técnicas específicas existentes, y en ocasiones, subcontratar determinadas tareas o trabajos con especialistas.
     

    El hueco de mercado surge por la necesidad de poner en valor el patrimonio histórico-artístico debido a las nuevas expectativas sociales y económicas, tales como la apuesta por la potenciación de una de las principales fuentes de riqueza de Andalucía como es el turismo, o la necesidad de mejorar la calidad de vida de la población que habita en los cascos históricos y los entornos patrimoniales.
    Los principales clientes serán las administraciones públicas locales y regionales, debido al amplio legado monumental existente en Andalucía.
    También habrá que intentar conseguir encargos de la Iglesia, de constructoras que subcontraten determinados trabajos de conservación, y de particulares que dispongan de patrimonio artístico.
    Para poder alcanzar una estabilidad en los pedidos, una empresa de estas características deberá ofrecer sus servicios en una zona que abarque al menos a las cuatro provincias de Andalucía Oriental.
     

    Es importante activar al máximo la red de contactos personales en el sector y entre los clientes potenciales, para conocer todos los concursos públicos de licitación a los que se pueda optar.
    También parece aconsejable una campaña comercial que incluya visitas personalizadas a esos clientes potenciales y algunas pequeñas acciones publicitarias como la edición de folletos, página web y anuncios en revistas especializadas ó incluso en páginas amarillas.
    A medio plazo la mejor publicidad de la empresa será sin duda el boca-oído, es decir las referencias por el buen trabajo realizado.
     

    Para poder abarcar el conjunto de disciplinas planteadas será necesario contar con un equipo multidisciplinar de al menos 3 personas donde cada una se especialice en alguna de ellas.
    En conjunto, deben disponer de la cualificación universitaria necesaria, preferiblemente en Bellas Artes, y dominar las técnicas de conservación y restauración aplicables en cada caso, reciclando constantemente sus conocimientos a través de acciones de formación continua.
    En ocasiones, la realización de determinados pedidos o trabajos puede dar lugar a la contratación temporal de un equipo de restauradores/as, que en la medida en que la empresa consolide su posición en el mercado podrían llegar a ser contratados indefinidamente.
     

    Es útil la utilización de las últimas tecnologías para el diagnóstico de las piezas a restaurar. Esto se puede hacer bien mediante equipos propios, lo cual supondría un nivel de inversión muy superior, o mediante la subcontratación de esas tareas con los escasos laboratorios que ya disponen de esos equipos.
     

    Es recomendable la utilización de procesos informatizados de elaboración de presupuesto, facturación y elaboración de proyectos de restauración.
     

    Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación; ley 21/1999 de 17 de marzo, de Medidas para la Calidad de la Edificación, y otra normativa sobre calidad en la edificación (Ministerio de Fomento).
     

    La inversión necesaria debería incluir un conjunto de maquinaria y herramienta básica, un ordenador portátil, una furgoneta, que inicialmente podría ser de ocasión, y una provisión de fondos de tesorería que permita hacer frente a los plazos de pago de la administración pública, que será el principal cliente.
    En conjunto, estas cantidades podrían ascender a un mínimo de 30.000 euros, aunque si se quiere disponer de cierta maquinaria de diagnosis y de una furgoneta nueva, la inversión puede suponer más del doble, superando incluso con creces los 60.000 euros.
     

    - Instituto de Patrimonio de Andalucía: http://www.juntadeandalucia.es/cultura/iaph/
    - www.guiarte.com/salvarpatrimonio
    - Ministerio de Fomento: www.mfom.es

     

    Volver al menú del banco de ideas.


    El negocio consiste en la transformación de diversos productos vegetales (alcachofas, espinacas, champiñones, zanahorias, espárragos, etc) para su conservación en recipientes de hojalata o de vidrio.
     

    El lugar de ubicación es un factor básico en este tipo de industrias. Para asegurarse un buen suministro de productos es aconsejable situarse en zonas que dispongan de un buen número de cultivos de hortalizas y frutas.
    Asimismo, dada la temporalidad de este trabajo, limitado a las épocas de recolección, son más favorables las zonas donde existan cultivos variados que las de monocultivo. Situarse en un lugar donde se den otras industrias conserveras también puede facilitar la relación con todo tipo de industrias auxiliares (talleres mecánicos que atienden todo tipo de maquinaria utilizable en conservas, fábricas de cartonajes, de etiquetas, cajas de cartón y bandejas, almacenistas de accesorios, etcétera.
     

    La actividad que desarrollará esta empresa comienza con la selección de los productos que se van a envasar. Una vez recibida la materia prima, se inicia el proceso industrial que incluye la limpieza, clasificación, envasado, esterilización, etiquetado y empaquetado de los productos para su posterior distribución hacia los diversos puntos de venta.
    Dentro de este sector se establece una clara diferencia entre conservas de frutas, de hortalizas y de tomate. Cada producto conlleva un proceso de conservación diferente por lo que, generalmente, estas empresas comienzan centrando su producción en uno o varios productos relacionados. Su especialización suele depender de la propia dimensión de la compañía, de su capacidad de producción y, sobre todo, de su ubicación.
    Hay que tener en cuenta que la mayoría de estas fábricas de conservas se nutren de excedentes de productos frescos que proceden de fincas cultivadas, huertas y cooperativas agrarias situadas en las comarcas próximas.
     

    La industria de conservas vegetales en España produjo durante el pasado año 1.200.000 toneladas de conservas, alcanzando un volumen de negocio próximo a los 1.800 millones de euros.
    Cerca de un 35 por ciento de esta cifra se debe a las exportaciones, dirigidas principalmente a países europeos.
    Actualmente existen 241 empresas dedicadas a esta actividad en nuestro país. Un 69 por ciento de las compañías son pequeñas, alrededor del 24 por ciento son medianas y el 7 por ciento restante corresponde a grandes firmas.
    El sector está compuesto en su mayoría por empresas familiares, especializadas según los productos que se fabrican en los lugares donde se ubican. Andalucía, La Rioja, Aragón y Levante son las zonas donde se concentra un mayor número de productores de conservas. A pesar del alto nivel de competencia alcanzado por estos productos en el mercado nacional como resultado de la importación masiva de productos de otros países a bajo coste, el aumento de las exportaciones y el crecimiento en la demanda de productos de calidad hace pensar que este sector seguirá creciendo en los próximos años.
    Durante el pasado año se consumieron en nuestro país 653 millones de kilogramos de frutas y hortalizas formadas. El consumo medio per cápita se situó en 16 kilos. Aunque los gustos del cliente varían constantemente, las conservas de tomate, pimiento, alcachofa, espárrago y melocotón siguen siendo las más solicitadas, también se ha incrementado la demanda de verduras y legumbres en tarros de vidrio.
     

    Cerca de un 56 por ciento de las conservas se distribuye a supermercados, alrededor de un 29 por ciento se dirige a hipermercados y un 11 por ciento se destina al comercio tradicional, mientras que el 4 por ciento restante se distribuye por otras vías de comercialización.
    La relación comercial directa con almacenistas y distribuidores de este tipo de productos es la vía más utilizada para darse a conocer. Esta labor es apoyada generalmente con otras acciones, como la inserción de publicidad en publicaciones especializadas o la asistencia a ferias y reuniones del sector.
     

    Esta actividad requiere disponer de un amplio conocimiento del sector, tanto en las técnicas que se siguen para la conservación de diferentes tipos de vegetales, como en todas las novedades referentes a envases y embalajes. También es importante conocer las condiciones de compra y de cultivo de los agricultores, cuáles son las variedades más adaptadas para la producción de conservas, qué tipo de residuos de abono y plagas hay que evitar, etcétera.
    La fase de producción suele correr a cargo de operarios con formación profesional en este área o de personal formado en las propias empresas. También es importante contar con comerciales que dispongan de conocimientos y experiencia en el sector y licenciados en Química o Biología para el área de calidad.
     

    La creciente preocupación por los niveles de calidad, servicio y satisfacción que exige el consumidor, hace necesario intensificar los controles sobre materias primas, procesos y productos finales.
    La aparición de normativas cada vez más exigentes que garanticen la calidad e inocuidad de los productos que consumimos y la seguridad y repercusión ambiental y social de los procesos de transformación que llevan a cabo las industrias, hacen necesaria la intensificación de controles y el desarrollo de proyectos innovadores. Esto supone un esfuerzo tecnológico grande para las empresas y como consecuencia, un aumento importante de su demanda tecnológica que se ha
    constatado en el aumento de la actividad del CTNCV en los últimos años.
     

    Se recomienda la incorporación de un software de gestión, así como analizar la posibilidad de ofrecer los productos a través del comercio electrónico.
     

    Real Decreto 2420/1978, de 2 de junio, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria para la Elaboración y Venta de Conservas Vegetales. (B.O.E. 12.10.78).
    Orden de 11 de febrero de 1987 por la que se aprueba la norma de calidad para las conservas vegetales. (B.O.E. 20.02.87)
    RCL 2003\1648
    Resolución de 11 junio 2003. CONSERVAS. Dispone la inscripción en el Registro y publicación de la tabla salarial definitiva del año 2002 y la tabla provisional para el año 2003 del Convenio Básico de ámbito estatal para la Fabricación de Conservas Vegetales (RCl 2003\415) (código Convenio número 9901305).

    Junta de Andalucía:
    Decreto 268/2003, de 30 de septiembre, por el que se crea el Registro de Entidades de Inspección y Certificación de Productos Agroalimentarios y Pesqueros en la Comunidad Autónoma de Andalucía.
    Decreto 245/2003 de 2 de septiembre, por el que se regula la producción integrada y su indicación en productos agrarios y sus transformados.
    Decreto 194/2003, por la que se modifica el Decreto 173/2001, de 24 de julio, por el que se crea el Registro de Industrias Agroalimentarias de Andalucía y se regula su funcionamiento.
    Decreto 166/2003 de 17 de junio, sobre producción agroalimentaria ecológica en Andalucía.
     

    La inversión inicial aproximada sería a partir de 72.100 euros.
    Instalaciones necesarias: Local a partir de 150 m2 con espacios diferenciados para producción, almacén para materias primas y productos y oficinas.
    Material necesario: Líneas específicas para varios productos (como mínimo para tomate, espárrago, alcachofa, pimiento, champiñón y legumbre) Además deberá contar con cámaras frigoríficas si se quiere ampliar a más productos. Equipos informáticos, mobiliario de oficina, teléfono y fax.
     

    Federación Nacional de Asociaciones de la Industria de Conservas Vegetales (FNACV).
    Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía.

    Enlaces de interés:
    http://www.agroinformacion.com/

    http://besana.es/

    http://www.conservasenlata.com/


     

    Volver al menú del banco de ideas.

    La supervivencia y crecimiento de tu empresa exigirán que te afiances en tu mercado, anticipándote a los cambios y que sepas evaluar tu posición y planificar el futuro.

    Para ello una herramienta que te puede ayudar a reflexionar sobre la situación de tu empresa para poder tomar decisiones en el futuro es el DAFO, que se compone de un análisis interno (Fortalezas y Debilidades) y externo (Amenazas y Oportunidades). Cuando realizamos el análisis deberemos diseñar una estrategia que nos permita impulsar las fortalezas, superar nuestras debilidades, controlar las amenazas y sacar partido de las oportunidades.

    Ayuda para realizar tu DAFO.


    A continuación te facilitamos información de interés que puede ayudarte a mantener una empresa sólida:

     

     

    En función de la forma jurídica que hayas escogido realiza todos los trámites legales, fiscales y administrativos necesarios.

    • Marco legal.
    • Formas jurídicas.
    • Fiscalidad.
    • Modelos de estatutos.
    • Guía de trámites.

      Una vez definidos todos los aspectos para la generación de la empresa es preciso seguir una serie de trámites administrativos y legalespara constituir y poner en marcha la empresa.
      Los trámites de constitución dotarán de personalidad jurídica a la empresa y darán publicidad (escrituras y registros) mientras de que los de puesta en marcha son los que se realizarán en al ámbito fiscal, de la seguridad social y de las distintas administraciones.
      Para algunas actividades pueden ser precisos trámites de carácter específico. En este menú podrás encontrar los trámites que llevan aparejados cada fórmula jurídica.

    Novedades

    © Concejalía de Empleo, Emprendimiento, Turismo y Comercio
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información