• electrician-3645069_640.jpg
    • empleo_emprendimiento_granada_1.jpg
    • empleo_emprendimiento_granada_2.jpg
    • empleo_emprendimiento_granad_3.jpg
    • laboratory-2815641_1920.jpg
    • student-3891016_1920.jpg

    Lombricultura


    Empresa dedicada a la cría intensiva de lombrices, con fines agrícolas y medioambientales.

    La lombriz transforma el material de desecho (basura urbana, estiércol, restos de cosechas y podas.), en humus, es decir en abono orgánico, ayudando a mejorar la calidad de los suelos, y por consiguiente la producción agrícola y el medio ambiente.

    El reciclaje de todos los residuos llamados desechos, es fundamental en este sistema y es además un incentivo que hace más atractivo el sistema de producción.

    La Lombricultura es una alternativa simple, racional y económica al problema de la contaminación del suelo y medio ambiente, ayudando a conservar e incrementar la biodiversidad.

     

    Para poner en funcionamiento esta idea de negocio no necesitas de una gran extensión de terreno. Aunque no sea relevante el lugar donde ubiques el criadero, si debes pensar bien el diseño de las cunas de cultivo. Ubícalas en lugares de sombra y fresco para conservar una humedad constante en los lechos. También conviene que tengas precaución y controles los peligros externos como aves, ratas y hormigas que pueden dañar la producción.

     

    Hay diversos métodos para la cría de lombrices, desde la utilización de tolvas, tanques y cajones de madera, hasta fosas cavadas en campo abierto.

    El mejor sistema es criarlas en lechos de 1m. de ancho por 3m. de largo y cincuenta centímetros de profundidad (siempre sobre la superficie del terreno a emplear).

    Hacer lechos más profundos no conviene por varias razones, especialmente porque se hace difícil la extracción del humus y además no se favorece la aireación.

    En estos lechos se colocará la materia orgánica, y a continuación las lombrices. El abono producido se recogerá cada 3 o 6 meses. No conviene que remuevas las camas ni manipules las lombrices con horquillas y palas para evitar los altos índices de mortalidad.

    Puedes empezar con uno o varios núcleos de lombrices (unas 30.000 / núcleo).

    Es aconsejable empezar con unos diez o quince núcleos por los siguientes motivos: si empiezas con muy pocas lombrices tardarás demasiado tiempo hasta llegar a conformar un criadero con fines comerciales, pero tampoco es bueno empezar con grandes cantidades si no eres una persona experta en el manejo de este cultivo.

    Para adquirir las lombrices debes buscar un productor cercano, ya que resulta costoso enviar seres vivientes a grandes distancias, y mas aun si las cantidades a enviar son pequeñas.
    A la hora de comprar núcleos, ten en cuenta la cantidad de lombrices que hay en cada cajón (las lombrices deben ser visibles en buena cantidad por metro cuadrado) y asegúrate que estén libres de plagas y enfermedades. La procedencia es fundamental para iniciar un buen criadero. Recuerda que éstas son la materia prima de tu producción.

    El humus de lombriz es un fertilizante biológico, inodoro e inocuo, que no perjudica los cultivos aunque se aplique en exceso, posee todos los elementos esenciales para la nutrición de las plantas (nitrógeno, fósforo, potasio), acompañados de una flora bacteriana importantísima que permite la recuperación de sustancias nutritivas retenidas en el terreno, así como la transformación de otras materias orgánicas.
     

    Es un mercado en expansión con grandes vetas comerciales en todo el mundo. Actualmente, en Europa es mayor la demanda que la oferta tanto de lombrices como de humus.

    En el ámbito local los potenciales clientes serán desde agricultores que emplean abonos orgánicos, los viveros, hasta los acuarios y amantes de la pesca.

     

    La Lombricultura tiene la ventaja de tener diferentes y variadas alternativas comerciales.

    El humus de lombriz es el producto más conocido y fácil de vender, por sus múltiples aplicaciones en viveros, granjas, jardines y en plantaciones agrícolas, mejorando notablemente las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo. Este abono orgánico puedes venderlo en bolsas de 2 y 6 Kg ó en sacos de distintos tamaños: 22,10 o 2 Kg.

    También puede venderse la lombriz viva para producción de carne de lombriz o harina de lombriz, con un alto nivel de proteínas. Recuerda que los pescadores y acuarios son también tus potenciales clientes, ya que emplean este animal para encarnar y alimentar los peces.
     

    No es necesaria una formación especializada. Sin embargo, es recomendable, que antes de introducirte en el negocio, te asesores e informes en los centros de formación agrícola de tu zona sobre las técnicas y sistemas de criadero más adecuados.

    No necesitas dedicarle mucho tiempo al negocio, por lo que la contratación de personal en un primer momento no es necesaria.
     

    Hoy en día, la Lombricultura es considerada en sí misma como una biotecnología. Se ha inspirado en el proceso que las lombrices han realizado durante millones de años en la naturaleza, pero se ha industrializado de tal manera, que en un periodo de tiempo más corto y en un área más reducida, puede lograr un producto que mantiene la misma calidad de aquél que se podía obtener en un bosque: el humus.

    Con la utilización de tecnologías adecuadas se están obteniendo de su carne harinas con niveles promedio de hasta un 73 por ciento de proteína, perfectamente utilizable en alimentación humana y animal.
     

    Sería recomendable la utilización de un sencillo sistema informático de gestión para llevar el control de gastos e ingresos, proveedores, etc.
     

    No hay datos disponibles
     

    Se trata de un negocio altamente rentable con un mínimo de inversión. No requiere demasiada mano de obra y el coste de mantenimiento es bajo.

    La inversión inicial es accesible a todos/as y naturalmente depende de tus intereses como productor/a. El desembolso más significativo que tendrás que realizar será para la compra de los núcleos de lombrices vivas. Pero ten en cuenta que esta inversión la haces una única vez, ya que éstas se reproducen con rapidez. El precio de un lecho de 2x1 metros te costaría aproximadamente unos 200 €.

    En cuanto a herramientas, necesitarás una carretilla, una horquilla (sin puntas filosas para no dañar la lombriz), una envasadora, mangueras, palas, rastrillos y si es posible un termómetro, un medidor de ph y un medidor de humedad.

    Como ves, herramientas que en todo jardín o huerto se pueden encontrar y no son demasiado caras.
     

     

    Volver al menú del banco de ideas.

    © Concejalía Presidencia,​ ​Empleo,​ ​Emprendimiento, Igualdad y Transparencia
    Ayuntamiento de Granada

    Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Mas información